En los últimos días, todo el mundo anda preocupado y tenso con esto de las réplicas.
En lo que se refiere a las réplicas del terremoto el tema es complicado, se habla de un impacto a nivel síquico, en las emociones y pensamientos, siendo frecuente observar síntomas de lo que se ha llamado trastorno por stress post traumático, con experiencias que invaden la continuidad del pensamiento a modo de imágenes repetitivas del evento o flashbacks, o se reviven experiencias corporales, pensamientos, sensaciones, etc.; se tiende a hacer reaparecer la experiencia  a través de sueños o pesadillas asociados a lo ocurrido,   también se habla de efectos en el ánimo o las emociones, mayor irritabilidad o cambios emocionales bruscos durante el día, incluso cierto embotamiento emocional…
Se agrega que también algunas personas pueden presentar un estado de híper-alerta y conductas de evitación y miedo, pensando siempre que puede venir una réplica u otro terremoto mayor, así como sentimientos ambivalentes de rabia y culpa, de esperanza y desesperanza, de indefensión y autosuficiencia, entre otros…  
No puedo dejar de relacionar lo anterior, con otro tema tanto o más complicado, y que se refiere a los efectos de otras réplicas que no tienen nada que ver con lo telúrico : como la réplica de Chile en el juicio con Bolivia en La Haya, con la que obviamente no nos fue muy bien, y que también  está produciendo efectos secundarios, ya se ha visto a algunas personas con una especie de stress post rechazo de la incompetencia,  con problemas emocionales e incluso en estado de alerta porque puede venir algo peor, y ello puede significar que nos quedemos sin parte de ese mar, que no muy tranquilo nos baña…
En fin, se dice que las réplicas del terremoto pueden terminar en un año…pero las otras no tienen para cuando…

Autor

Otras columnas de este autor

 

 

 

X