• También se contabilizan 1.313 muertes de niños bajo el amparo de la institución en los últimos 11 años
Crédito fotografía: 
Referencial
Para el Congreso, este nivel de maltrato, abusos y hasta torturas significan "graves y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos en contra de niños, niñas y adolescentes cometidas por el Estado".

Tras los amplios cuestionamientos que ha recibido el Servicio Nacional de Menores de Chile (Sename) y la solicitud de agilizar los proyectos de ley que derivan en su cierre para dar paso a otro tipo de organismos especializados, el medio BCC Mundo publicó un reportaje con historias de niños que describen el infierno que vivieron en estos centros, así como los antecedentes divulgados en un informe de la Comisión de Investigación del Congreso de Chile.

Comienza con la historia de Cristian (nombre ficticio), quien perdió dos dientes a los 10 años. Ocurrió en el establecimineto que estaba internado, cuando uno de los adultos que lo cuidaba lo maltrató, según le cuenta a una de las profesionales que lo entrevista como parte de la investigación.  

"Me metió a la ducha fría con ropa, me empujó muy fuerte. Yo me resbalé adentro del baño, me golpeé y se me salieron dos dientes", explica el menor.

Así como él, hay otros niños que han sufrido de "golpes con puños, palos, lanzamientos de sillas, patadas, empujones escalera abajo y llaves que los dejan con dificultad para respirar", según relatan.

El mismo informe del Congreso cosigna que, aunque el servicio debe encargarse de cuidar y velar por los derechos de menores vulnerados cuyas familias no están capacitadas para hacerse cargo, y de niños infractores de la ley, la realidad de estos memones bajo cuidado estatal "es un infierno en la Tierra, que no discrimina entre unos y otros".

También está el caso de Ignacio (nombre ficticio), un joven de 14 años quien le manifestó a su madre lo cansado que estaba de tanto abuso y golpes en uno de los centros, pues desde los 7 fue internado por problemas de agresividad.

En una ocasión, sus cuidadores le sacaron un piercing de la ceja de una cachetada, según le relata su madre. 

Según ella, Ignacio logró escapar un día del centro del Sename y llegó a la casa descompensado. Al llegar le confesó que estaba harto de los maltratos que allí vivía. 

"Nos pegan, nos tiran de los camarotes, no podemos dormir. Estoy cansado de tanto abuso de tanto golpe. Si me mandas nuevamente para allá, me voy a suicidar", le manifestó.

Según el informe del Congreso, los maltratos físicos y psicológicos son solo una parte del problema, ya que en uno de los hogares está siendo investigado por acusaciones de poseer una "red de explotación sexual de niñas", mientras que en otra residencia, "se cometieron abusos graves, violación sexual".

También se contabilizan 1.313 muertes de niños bajo el amparo de la institución en los últimos 11 años, y de las numerisas denuncias "de la comisión de abusos, violaciones y explotación sexual (…) la mayoría de los casos quedan impunes", señala la investigación del Parlamento.

VIOLACIONES A LOS DD.HH.

Para el Congreso, este nivel de maltrato, abusos y hasta torturas significan "graves y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos en contra de niños, niñas y adolescentes cometidas por el Estado".

Bajo este contexto el Instituto Nacional de Derechos Humanos, realizó su propia investigación de la que ya se tienen resultados preliminares, y de los niños entrevistados, casi la mitad denunciaron distintas vejaciones.

"Uno de cada 15 denunció abuso o explotación sexual; uno de cada siete, maltrato mental o psicológico; uno de cada cinco, maltrato físico, y uno de cada tres, descuido negligente".

Según Ramón Farías, presidente de la comisión parlamentaria, los niños que ingresan al Sename tienen una carga negativa muy fuerte. "Entran dañados. Mínimo abandonados. De ahí para arriba: violados, maltratados, con padres alcohólicos, o drogadictos (...) Sin embargo, en vez de encontrar apoyo y protección "hay maltrato (…) mucho garabato y mucho golpe. En definitiva, los 'tíos' no son personas preparadas para enfrentar a este tipo de niños".

Pese a la crudeza del diagnóstico plasmado en el informe, las conclusiones y medidas establecidas, así como las responsabilidades directas a cargo del Sename o del Ministerio de Justicia, no fueron aprobadas ya que la mayoría de los parlamentarios de la coalición de gobierno votaron en contra.

"Si hay algo bueno del rechazo que hizo la cámara es que el tema se tomó las primeras planas y los niños pasaron a ser mirados, por fin", concluye Farías. 6101

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X