Crédito fotografía: 
Captura
Bukhari fue atacado cuando abandonaba su oficina en el Enclave de Prensa de la capital cachemir de verano, Srinagar, donde se concentran la mayor parte de los medios de comunicación de la urbe.

Un grupo de hombres armados asesinó este jueves a tiros al reputado periodista Shujaat Bukhari, editor del diario local Rising Kashmir, y a uno de sus guardas de seguridad en la Cachemira india, el mismo día en que la ONU reclamó una investigación sobre la situación de derechos humanos en la región.

Bukhari fue atacado cuando abandonaba su oficina en el Enclave de Prensa de la capital cachemir de verano, Srinagar, donde se concentran la mayor parte de los medios de comunicación de la urbe, informó a Efe el superintendente segundo de la Policía local, Imran Farooq, quien confirmó que un segundo guardaespaldas resultó herido.

"Llevamos a los tres heridos al hospital, pero los médicos declararon muertos a Shujaat y a uno de sus guardas de seguridad, mientras que el otro se encuentra estado crítico", indicó la fuente.

INVESTIGACIÓN SOBRE DE VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS

El alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, había manifestado más temprano su intención de pedir al Consejo de Derechos Humanos crear una comisión internacional que investigue los abusos y crímenes contra la población en Cachemira, tanto en las zonas administradas por India como por Pakistán.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU se reúne a partir del lunes y por tres semanas en Ginebra, para abordar los casos más inquietantes de abusos en el mundo.

En el primer informe elaborado por Naciones Unidas sobre los derechos humanos en Cachemira y hecho publicó este jueves, se hace una llamada urgente a resolver las violaciones pasadas y actuales contra la gente de Cachemira, que lleva siete décadas padeciendo del conflicto latente entra India y Pakistán, que ha ocasionado dos guerras y numerosos conflictos menores.

En las últimas semanas, ambos países se han acusado mutuamente de violar en más de mil ocasiones el alto al fuego en su disputada frontera de Cachemira.

Según organizaciones civiles locales, hasta 145 civiles fueron asesinados en el contexto de protestas registradas entre mediados de 2016 y el pasado marzo, mientras que grupos armados causaron 20 bajas, indica el informe.

La ONU denuncia asimismo a los grupos armados que operan en Jammu y Cachemira desde la década de los años ochenta del siglo pasado y que han cometido graves y numerosas violaciones de los derechos humanos, incluidos asesinatos, desapariciones y violencia sexual, y algunos de los cuales cuentan con apoyo de Pakistán.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X