Crédito fotografía: 
Cedida
Con la finalidad de realizar un rescate a la identidad, un grupo de investigadores se encuentran próximos a presentar el libro «”Abrí los ojos bajo el mar”. Memorias de los changos del bordecostero de la comuna de La Higuera en la región de Coquimbo», que recoge historias y relatos orales desde Caleta Los Hornos hasta Caleta El Apolillado.

Con el objetivo de contribuir a la conservación, fortalecimiento y visibilización de las identidades locales vinculadas a la memoria social de las caletas del borde costero de la comuna de La Higuera, es que surge el proyecto de investigación conformado por un equipo multidisciplinario de sociólogos, antropólogos, fotógrafos y una bióloga marina.

La investigación está en proceso de ejecución final y tuvo por objetivo recoger en las caletas de la comuna de La Higuera, aspectos de la identidad de cómo la gente se está reconociendo, consultando sobre su origen, su historia, su cultura, y lo que le heredaron como costumbres relacionadas principalmente al mar, a saber pescadores, recolectores y orilleros.

Felipe Rivera, sociólogo y líder del equipo de trabajo comenta que este proyecto de investigación social y etnográfico se realiza a través de la recolección de datos mediante el relato de los habitantes del borde costero de la comuna de La Higuera,  conociendo la historia y memorias de los habitantes desde Caleta Los Hornos hasta Caleta El Apolillado, “para conocer sus historias de vida y sus recuerdos sobre la historia social pasada, para ir reconstruyendo una memoria oral que dé cuenta de los procesos de larga, mediana y corta duración, procesos históricos que se han librado en el sector borde costero de la comuna de La Higuera desde caleta Los Hornos hasta Caleta El Apolillado, sin embargo como no existe un límite territorial incluimos como una eco-región un poco más allá de la región de Coquimbo, porque no hay límite administrativo sino hay un territorio vivido que nosotros lo recogimos y lo plasmamos en un mapa de desplazamiento territorial donde se ve la ocupación del territorio de los últimos 50 años de una red de  parentelas territoriales que establecieron muchas majadas, que son  asentamientos donde se permanece y se hace el oficio de recolección de mariscos, algas y ganado caprino principalmente”.

Este sector posee un legado cultural que se remonta en los antiguos pueblos costeros de la zona, los changos, quienes deambularon por gran parte del territorio de La Higuera. Muchas de las personas que habitan este sector poseen relatos que los vinculan a un pasado en común, pero que no están documentados en profundidad, ni los trabajos se han focalizado en la historia social del territorio.

“Estamos investigando el tema de  la identidad de hoy en día, a partir de la consulta a los más antiguos de los habitantes, se les pregunta ,  de donde se sienten, de donde es, como se considera, vinculándose entre sí las categorías de pescadores, agricultores, crianceros, macheros, changos, hay una cultura que se vincula a estas formas de vida que tienen que ver con el ser nacido al lado del mar criando animales y dependiendo del mar, y esa identidad como esperábamos tenía distintos formas de expresión y distinta profundidad para identificar y observar la participación de la vida cotidiana de las personas para comprender los significados que le atribuyen al origen Chango”, comentó Rivera.

El libro  «”Abrí los ojos bajo el mar”. Memorias de los changos del borde costero de la comuna de La Higuera en la región de Coquimbo», busca articular los datos recopilados con el fin de generar un relato en común, que permita dar coherencia y sentido a la memoria oral de la comunidad, y se puedan desarrollar iniciativas con sentido patrimonial, enfocado hacia la conservación y difusión de los elementos culturales que conforman parte de la historia e identidad de la región de Coquimbo y fortalecer el tejido social entre los habitantes que durante los últimos años se han visto afectados por los procesos de políticos, económicos, sociales y ambientales.

Por su parte, Rodrigo Díaz Plá, antropólogo y parte del equipo de trabajo, enfatizó en que «hay que tener en cuenta en que esta es una región muy pesquera y ligada al mar y a pesar de eso hay poco escrito y poco investigado, siendo relegado el patrimonio inmaterial de las comunidades costeras y nosotros recogiendo esta situación es que decidimos no solo estudiar las comunidades costeras sino que a trabajar en conjunto con ellas para poder visibilizar y mostrar que además existe una continuidad histórica que está a veces tan normalizada que pasa desapercibida».

El equipo de autores lo componen Felipe Rivera, Rodrigo Díaz Plá, Carolina Álvarez, Nicolás Zepeda, Gonzalo Chamaca, José Aguilera, Valeria Portus y Javier Valdés.

Los Changos habitaron la costa del desierto de Atacama hasta Coquimbo y quizás más al sur. La costa del norte de Chile es una estrecha franja litoral flanqueada al este por la cordillera de la costa, el desierto más absoluto, al oeste por el océano Pacífico, con la corriente de Humboldt, y que pese a ser una cultura bastante conocida, no tiene reconocimiento oficial del Estado. Sin embargo, está en segundo trámite constitucional en el senado avanzado paulatinamente con permanente presencia de un pueblo chango organizado en distintas regiones del norte de nuestro país.

Actualmente, son 9 los Pueblos Indígenas reconocidos por el Estado: Aymara, Quechua, Lickan Antai, Colla, Diaguita, Rapa Nui, Mapuche, Kaweskar y Yagán.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día