Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Si bien, desde diciembre hasta febrero se registró un alza en la llegada de turistas a la zona, la cifra de arribos se mantuvo por debajo de años anteriores, debido fundamentalmente a la situación sanitaria. Y si bien, hubo destinos que presentaron una alta demanda como La Serena-Coquimbo, Valle de Elqui y Punta de Choros, esta vez los visitantes privilegiaron también a otros sectores menos demandados históricamente, como el valle de Limarí.

Un 8,8% del PIB y más de 20 mil puestos de trabajo es lo que aporta el turismo para la economía de la Región de Coquimbo.

De ahí la preocupación que han manifestado tanto autoridades como el propio gremio por el futuro del sector, más en tiempos de pandemia, en donde dicho rubro fue el más golpeado por la crisis sanitaria.

Pero, ¿cuál es el balance que hacen los principales actores del sector a sólo unos pocos días de que finalice oficialmente la temporada turística en la región?

En medio de la polémica generada por los permisos de vacaciones que convirtieron a la Región de Coquimbo en el tercer destino más cotizado por los turistas nacionales (con más de 393 mil solicitudes de permisos cursadas hasta el domingo 28 de febrero) -y que cruzó buena parte de esta temporada estival – la zona presentó una ocupación hotelera estimada en un 42,3% en lo que va de la temporada estival 2020-2021, según datos de Sernatur.

Esto equivale a un 15,7% menos respecto a la temporada anterior, pese a que durante la temporada, el movimiento de turistas fue al alza desde el 17 de diciembre de 2020, pasando del 48% registrado en enero hasta un 62% durante febrero.

Eso sí, hubo comunas que presentaron una alta demanda, principalmente durante febrero y con fuerte movimiento en la segunda y tercera semana de dicho mes, como Coquimbo (68%), La Serena (61%), La Higuera (Punta de Choros, 82%), Los Vilos (78%), Vicuña (67%) y Paihuano (79%).

“Ello sin considerar que desde el 28 de enero las comunas de La Serena, Coquimbo y Los Vilos pasaron a Fase 2, dejando un alto movimiento de visitantes y residentes entre lunes y viernes, pues las demandas están asociadas a la fase sanitaria a la que se encuentran”, señaló al respecto, la directora regional de Sernatur, Angélica Funes.

Nuevas opciones

Un punto interesante de este balance señala la autoridad, es que, a diferencia de años anteriores, y motivado justamente por el retroceso de La Serena-Coquimbo a Fase 2, el dinamismo del sector turístico pudo sentirse en zonas que, históricamente, han presentado una baja demanda turística, o que presentan menos intervención.

“Algunas de ellas son Ovalle, Monte Patria, y Río Hurtado. Todos ellos, lugares con muy buen clima, naturaleza, pero también con servicios turísticos, buenas carreteras y conectividad, y hoy poseen reservas hasta el 20 de Marzo 2021. Cada uno registró ocupaciones  de 71%, 83,2% y 74%, respectivamente, con alta afluencia los viernes, sábados y domingo, y permitiendo a los emprendedores a ofrecer productos turísticos y una alternativa a los turistas para conocer nuevos destinos”, explica al respecto, la directora regional de Sernatur.

Para la autoridad, este movimiento de personas “es relevante para una actividad que genera cifras importantes y que dependen más de 7.300 empresas, en su gran mayoría pequeñas y medianas”.

Positivo dentro del contexto

Para la presidenta de la Cámara Regional de Turismo, Laura Cerda, la temporada 2020-2021 fue dentro de todo “positiva, en términos de lo que esperábamos”, con un enero marcado por una alta afluencia de turismo familiar.

Por su parte, el mes de febrero explica, estuvo marcado por turistas de tercera edad pero con una baja considerable respecto a la temporada pasada, bordeando un 30% menos de ingresos. “Sin embargo y bajo las circunstancias actuales del país creo que el balance en términos económicos fue mejor de lo esperado”, explicó.

Ello sin embargo, no implicó que no se registraran algunas dificultades con algunos grupos de turistas que señala la presidenta del gremio regional, “estaban esperando llegar a hoteles que funcionaban de igual manera que antes de la pandemia, lo que ocasionó muchas dificultades en la operación diaria y sobrecarga de estrés emocional del equipo de trabajo”.

Por su parte, para Marcos Carrasco, presidente regional de Hotelga IV Región, esta temporada veraniega fue “atípica”, más considerando que en el sector gastronómico no se pudo llegar a los aforos con lo que el sector ha trabajado habitualmente.

“Hay que considerar que no todos los locales cuentan con terrazas y espacios abiertos, y los que sí cuentan con éstos, son de espacios reducidos. No son grandes terrazas, pues en nuestra zona el clima de marzo a diciembre no es muy favorable para ello, más al estar al lado de la costa”, explica Carrasco.

De todas maneras, para el dirigente del gremio hotelero y gastronómico regional, ambos sectores mostraron un buen comportamiento dentro de todo.

Al respecto, reconoció favorablemente la disposición que mostraron las autoridades regionales al permitir crear las condiciones para que el rubro turístico pudiese operar en medio de un contexto adverso como el que impuso la pandemia durante enero y febrero. “Gracias a eso, pudimos realizar nuestro trabajo, mantener la fuerza laboral, y salir adelante con las ventas, y atender a nuestros clientes”, señaló Carrasco.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X