• La instalación del Centro de Innovación Norte de CeTA se une a las iniciativas que se han desarrollado en la Región de Coquimbo en el marco del Programa Estratégico Regional MásMar para agregar valor a los productos y subproductos de origen marino.
  • Durante la tarde de este miércoles, se dio el vamos al inicio de la instalación del futuro Centro de Innovación de Alimentos, el cual ocupará parte de las instalaciones de la empresa Orizon, en Coquimbo.
Crédito fotografía: 
LAUTARO CARMONA
El nuevo espacio, iniciativa de CORFO y el Centro Tecnológico para la Innovación Alimentaria, CeTA, ocupará las dependencias de la pesquera Orizon en Coquimbo, en donde tendrá como finalidad, aportar a la diversificación de la matriz productiva local a partir de productos de origen marino. Se espera su puesta en marcha en el segundo semestre de 2020.

En las dependencias de la planta de la empresa pesquera Orizon en Coquimbo, se llevó a cabo este miércoles, el inicio oficial de la instalación de lo que será el primer Centro de Innovación de Alimentos de la región de Coquimbo y de toda la zona macrozona norte del país.

La ceremonia que dio inicio a la puesta en marcha del proyecto, contó con la presencia del vicepresidente ejecutivo de CORFO, Pablo Terrazas; el gobernador e intendente regional (s) Gonzalo Chacón, además de otras autoridades regionales, académicos, ejecutivos de empresas y emprendedores de la zona vinculados al rubro alimentos.

Cabe destacar que esta iniciativa impulsada conjuntamente por la empresa Orizon y la corporación CeTA (Centro Tecnológico para la Innovación en Alimentos), es apoyada por CORFO a partir de una inversión de 9.700 millones de pesos, y tiene como principal objetivo implementar una serie de infraestructura para agregar valor a productos y subproductos de origen marino con el fin de avanzar en la diversificación de la matriz productiva de la región.

Cabe destacar que el nuevo centro que comenzará a tomar forma en Coquimbo es además, el tercero de su tipo que se construye a nivel país, tras la puesta en marcha de uno similar en Temuco, y otro que actualmente se encuentra en construcción en la Región Metropolitana, en lo que será el futuro Parque Tecnológico de Laguna Carén.

Apoyo a las empresas

En ese sentido, Jean Paul Veas, director ejecutivo de la corporación CeTA, profundizó sobre los objetivos que pretenden llevarse a cabo, una vez que el futuro centro en Coquimbo esté listo para operar, según se estima, en el segundo semestre del año 2020.

“Nuestros objetivos son poder facilitar infraestructura y tecnología a emprendedores, a pymes y a empresas. Pues ¿qué es lo que pasa hoy día en el país? Muchos emprendedores no tienen donde poder prototipar e incluso hacer sus pequeñas producciones industriales, pues no existen los lugares donde poder prototipar o no tiene asesoramiento técnico donde poder hacerlo, o bien, no hay un acompañamiento en la gestión de sus proyectos”, sostiene.

Además, a la disposición de infraestructura, al hacerlo en conjunto con una empresa del rubro pesquero como Orizon, “se facilita también capital humano, como en el centro que nosotros tenemos en Temuco, para poder apoyar la labor de los empresarios”. 

En efecto, Rigoberto Rojo, gerente general de la empresa Orizon, destacó que en la planta existe la capacidad instalada para que los empresarios puedan desarrollar sus productos de la forma más exitosa posible.

“Esta es una planta donde hay vapor, donde hay energía, hay mantención. Además, nos interesa el desarrollo de la innovación en Chile, por tanto estamos metidos también en ayudar en la gestión del programa. Pero también, podrán contar con apoyo en el área comercial, pues es clave para los emprendedores tener alguien que los ayude, que los asesore en los temas comerciales, con el fin de llegar con sus productos a los mercados y eso también es algo con que Orizon espera aportar con todo el mundo del emprendimiento de los alimentos”, aseguró el gerente general.

La ciencia también presente

Por otro lado, el director ejecutivo de CeTA, Jean Paul Veas, explica también que con la puesta en marcha del centro de innovación se logrará evitar que las empresas tengan que detener sus líneas de operaciones “para poder hacer ensayos de sus productos”, lo cual les resulta sumamente costoso. “Con este centro, CeTA facilita esta labor  disponiendo de una infraestructura y equipamiento para ello”.

No obstante, este espacio no sólo va a cumplir con labores de tipo productivo, sino que además, pretende ser un lugar de cooperación y retroalimentación con la academia, en concreto, con temáticas relacionadas con recursos pesqueros y alimentación.  

“Esto último porque muchos académicos hacen investigaciones, pero lamentablemente se quedan solo a escala de laboratorio. No tienen donde escalar esas investigaciones que pueden ser muy relevantes”, señala Veas.

Diversificar la matriz productiva 

Lo cierto es que esta retroalimentación entre empresa y ciencia es vital para lo que son los objetivos finales que se buscan con el impulso de iniciativas como éstas: avanzar en la diversificación de la economía regional y nacional.

En ese sentido, el vicepresidente ejecutivo de CORFO, Pablo Terrazas señaló que “como país tenemos que ir diversificando y tomando estas nuevas oportunidades que nos ofrece el mercado global, ya no sólo exportando minería, sino que también, otros productos. Pero estos productos requieren tener un mayor valor agregado, y en el caso de los alimentos, tienen que estar certificados por ejemplo, de que sus ingredientes cumplen con ciertos estándares sanitarios, y eso es lo que se pretende hacer en este centro”.

“El fin es exportar esos productos para así, generar mayores ingresos para las pymes, mayor mano de obra, y diversificar nuestra matriz productiva como país”, agregó.  

En ese sentido, la presidenta del Consejo Regional, Adriana Peñafiel, destacó que este proyecto coincida con la implementación de la estrategia de desarrollo regional, para lo cual, están convocadas la academia y los sectores público y privado a participar en la denominada Mesa de Ciencia, Tecnología e Innovación.

“No se puede concebir un proceso de desarrollo social sostenible si no hay una vinculación entre el sector público, el sector privado y la academia, porque en el fondo, ahí es donde están las voluntades para generar la innovación en el progreso económico social”, sostuvo.

Peñafiel recordó que “ya hay toda una gama de nuevos productos que están siendo comercializados a partir de una utilización innovadora de productos marinos. Todo eso tiene mucha vinculación con la instalación de este centro, pues a través de las actividades que se van realizar acá se va a permitir generar nuevas inversiones y nuevas fuentes laborales, además de abrir nuevos mercados”, aseguró.

Características del centro 

El futuro Centro de Innovación de Alimentos de CeTA funcionará a partir de una planta de 967 metros cuadrados perteneciente a la empresa Orizon, en Coquimbo. En su primera fase, operará con una línea de conservas para productos y subproductos marinos, que incluirá zona de almacenamiento, cámara de refrigeración, 2 marmitas de 200 litros y máquina llenadora de latas (y a futuro, de frascos). Además, contará con una línea de pastas untables, que incorporará equipamientos tales como marmita de 100 litros, cutter de 100 litros, molino coloidal de 20 litros/hora y tamices.

Tanto la línea de conservas como la de pastas tendrán equipamiento de esterilización y etiquetado.

Cabe señalar además que, en una segunda fase, los procesos productivos que se llevarán a cabo en la planta, incorporarán materias primas de origen agropecuario.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X