• Los trabajos en la rotonda Amunátegui, que incluyen el eje central con doble pista, la habilitación de semáforos y las áreas verdes, ya están prácticamente terminados y a la espera de su apertura a fines de marzo. Foto: Andrea Cantillanes.
  • Los trabajos de la primera etapa comenzaron en el 2014 e involucraron trabajos de excavaciones profundas. Foto: Cedida.
  • Asì luce la rotonda Amunátegui desde Raúl Bitrán al oeste. Foto: Andrea Cantillanes.
Se trata de uno de los proyectos viales más importantes que se ha desarrollado en las últimas dos décadas en la conurbación, con 18 kilómetros que consideran cambios en el sentido de las calles en Cisternas y Gabriel González Videla, dos rotondas, un paso nivel sobre Balmaceda y ciclovías en toda su extensión

Imaginar el trasladarse  por una vía de 4 pistas (dos en cada sentido), desde Amunátegui, en La Serena y culminar en el sector de Sindempart, en Coquimbo de forma directa, es algo que hasta ahora parecía una utopía. Más aún, pensar en hacer este recorrido en toda su extensión en bicicleta (sin interrupciones), a través de una ciclovía de alto estándar lo que permitiría, por ejemplo, que un estudiante pueda asistir a clases a través de este medio desde la ciudad puerto a la Universidad de La Serena, es todavía más impensado.  

Sin embargo, esto será posible una vez que se efectúe la puesta en marcha del Eje Cisternas, proyecto que desarrolla el Ministerio de Vivienda y Urbanismo y cuya primera etapa se pondrá en funcionamiento a fines del mes de marzo de este año. 

No por nada el seremi de esta cartera, Erwin Miranda, la califica como la iniciativa más importante que se ha desarrollado en la conurbación en las últimas dos décadas (comparada sólo con el eje Balmaceda), pues se transformará en una vía considerada clave para aumentar la conexión entre ambas ciudades y que reduciría significativamente los tiempos de desplazamiento. 

La iniciativa en total involucra la intervención de 18 kilómetros, con una inversión de 32 mil millones de pesos. Uno de los puntos más llamativos es que contará, en toda su longitud, con una ciclovía.

“Se rompe el paradigma tradicional de que solamente se pueda transitar en vehículo, sino que se agrega la ciclovía en toda su extensión, con lo que incorporamos un nuevo medio de transporte como la bicicleta, que revolucionará lo que se conoce hasta hoy”, plantea la autoridad. 

Asimismo, indica, se establecerá una nueva vía de alto estándar que conecte a la conurbación, lo que hasta la fecha se logra sólo a través de la Ruta 5. 

Para agilizar su ejecución y dar oportunidades a más empresas constructoras a participar del proceso, el proyecto se dividió en 4 etapas, tres de las cuales actualmente se encuentran en ejecución y la última sería licitada a fines de este año o principios de 2018.

Con todo ello, dice Miranda, y si los plazos se cumplen como están establecidos, su habilitación completa se daría para el año 2019. A continuación se explica el detalle del proyecto. 

Etapa 1

La ejecución del primero de estos tramos, de 9 kilómetros, se inició en agosto de 2014 y fue desarrollada por la empresa Trébol. Consideró la construcción de una nueva rotonda en Avenida Amunátegui, además de obras civiles en el tramo que se extiende desde ésta última hasta Los Lúcumos. En este sentido, se intervinieron la Avenida Cisternas y las calles Gabriel González Videla y Juan Ross de Edwards. La inversión total se calcula en 15 mil millones de pesos.

Según detalla el titular regional de la cartera de Vivienda, actualmente se encuentra terminado en su obra gruesa “y se esperan los últimos ajustes para ponerlo en operación a fines de del mes de marzo”.

Uno de los cambios importantes que tendrá es que una vez que entre en funcionamiento, calle Cisternas pasará a tener sus dos pistas en un solo sentido, hacia el norte y Gabriel González Videla, dos pistas hacia el sur, es decir, operarán como par vial. “Los estudios de Sectra (Secretaría de Planificación de Transporte) nos indicaron que no era óptimo dejar el tránsito en ambas direcciones como está hasta ahora, porque se producen muchas interferencias de giros, por eso se efectuó esta modificación”, especifica Miranda.

La autoridad reconoce que en principio será complicado para los automovilistas y los residentes, pero asegura que se desarrollará una completa campaña para explicarles estas transformaciones. “Una vez que nosotros demos uso a esto, se va a hacer una campaña comunicacional para informar sobre todos estos cambios y los nuevos sentidos para que las personas, en función de donde vivan, analicen cuál va a ser su mejor opción de ingreso en función de estos caudales”, precisa.

Por el momento, agrega, ya se encuentran instaladas las nuevas señaléticas, pero se mantienen cubiertas a la espera de la puesta en marcha. “Éstas indicarán los nuevos sentidos, los nuevos cruces, permitidos y no permitidos, lo que vamos a informar en las próximas semanas, cuadra por cuadra”, advierte.  

Otra de las novedades es que la rotonda Amunátegui ahora contará con un bandejón central por el cual transitarán los vehículos de norte a sur y se implementarán semáforos. 

Esto ha llamado la atención considerando que se trata de una rotonda. Sin embargo, el seremi explica que se tomó esta determinación también en base a los análisis efectuados por Sectra. “Hasta ahora los flujos que convergían en ella eran solamente dos pistas y ahora esto se duplicó. Por ello y en virtud de los estudios de flujo que hace Sectra respecto del volumen de vehículos que ingresan, consideramos esta medida para evitar que se produzca una congestión, que es lo que ocurriría si se dejaba como está”. 

Al respecto, señala que la semaforización de hecho dará preferencia al tránsito norte sur, por el aumento de pistas.
Por otra parte, Miranda destaca también el hecho de que el proyecto permitió la construcción de ciclovías en ambas arterias, “con lo cual la ciudad salió ganando”, precisó.  

Los trabajos implicaron, además, la reposición de pavimentos, el ensanchamiento de aceras, 28 paraderos para la locomoción colectiva, mejoras en la iluminación y áreas verdes para todos los sectores y, además, colectores de aguas lluvias, tema que era un requerimiento que venían haciendo los vecinos desde hace muchos años.

Etapa 2 A

Los trabajos en este tramo iniciaron en octubre del año pasado y tienen como plazo de término el 29 de agosto de 2018. Son en total 4,5 kilómetros y $7.800 millones en inversión.

Es una de las etapas de mayor complejidad, pues involucra las obras de más envergadura. Inicia con una nueva rotonda en calle Cisternas con calle Los Lúcumos, que será el punto de encuentro con Gabriel González Videla. En tanto, se extenderá hasta un paso nivel que se levantará en la Ruta D-43.

A partir de la rotonda se transformará en una vía con 4 pistas (dos por cada sentido), mientras que la ciclovía pasará por el eje central.

Posteriormente, poco antes de calle Las Palmeras, tendrá una desviación que se conectará con la circunvalación Salvador Allende. Acá se levantará una infraestructura de 2, 50 metros de altura similar a un puente. Se hará con un cajón doble de hormigón armado que se colocará en toda la extensión de la quebrada de Peñuelas, de manera de poder permitir el paso en caso de que baje el agua.

Desde la circunvalación Salvador Allende (sector Peñuelas Oriente) conectará con Camino Antiguo a Ovalle, donde pocos metros más allá, en un sitio eriazo que se emplaza posterior, un grupo de edificios (Santa Beatriz), seguirá hacia la derecha hasta la Ruta D-43, donde se levantará un paso sobre nivel. 

“Uno de los grandes atributos que tiene este tramo es que dos segmentos que se mantenían cortados se van a unir para dar continuidad a la vialidad de la ciudad, lo que las hace más funcionales y logran una trama urbana importante”, destacó.

Asimismo, señaló que se hizo un esfuerzo adicional y se incorporó para su pavimentación el tramo faltante desde Cisternas hasta Regimiento Arica, que se encontraba aún sin asfalto y con media calzada “no van a ser 4 pistas, pero sí se convertirá en una ruta para quienes quieran bajar hacia el oeste”. 

Finalmente, otra de las grandes infraestructuras que tendrá será el paso nivel sobre la Ruta 43, que conectará con lo que será el inicio de la etapa 3, en el sector de Peñuelas Alto. Este considera las 4 pistas y la ciclovía en el eje central. “Seguramente cuando se coloquen los pilotes tendremos que realizar algunas alteraciones de tránsito en la Ruta D-43, las que iremos informando oportunamente”, indicó. 

Etapa 3

Se extiende desde el nuevo paso sobre nivel que se levantará en la Ruta D-43 hasta un enlace en La Cantera (pasando por detrás del barrio industrial). Este tramo de 2,4 kilómetros también se encuentra en ejecución por la empresa Nelson Castillo e involucra una inversión de $4.500 millones de pesos. A la fecha registra un 49% de avance. El plazo de término, en tanto, está planificado para diciembre de 2017. 

Los trabajos se están desarrollando en coordinación con el Ministerio de Obras Públicas. Esta última cartera está desarrollando a través de concesiones la calzada poniente, y el Minvu la calzada oriente.

“Considera además todo lo que dice relación con los colectores de aguas lluvias, señalética, demarcación, las modificaciones de red de agua potable, paisajismo e iluminación”, puntualizó el seremi.

Etapa 2b

Es el único de los tramos que aún no se ha licitado. Se extiende desde el enlace en La Cantera y llega a Los Clarines, en Sindempart. Tiene una extensión de 2,1 kilómetros y se estima que la inversión que requerirá será de $6.000 millones.

Respecto de los plazos, Erwin Miranda explica que se esperaba llevar a licitación, pero tuvieron algunos problemas administrativos que estiman van a corregir a la brevedad.

“Estamos resolviendo una observación de Contraloría para concretar las bases de licitación, por lo tanto creemos que podremos eventualmente licitarla a fines del presente año o a principios de 2018”, indica.  

Lo destacable, dice Miranda, es que esta también es una ruta que no existe en la actualidad y que se convertirá en una nueva conexión con el sector norte de Coquimbo. “Partirá desde el costado del club de golf y en adelante se utilizará el mismo trazado que mantenía la línea del tren que nos marcó la ruta más eficiente”, dice. 

Trayendo Desarrollo Urbano

Lo importante de este proyecto, argumenta la autoridad del Minvu, es que no sólo se trata de mejorar las vías de conectividad, sino que a futuro va a marcar un polo de desarrollo inmobiliario en los sectores involucrados.

“Ya existe a la fecha interés de comprar estos terrenos para construir viviendas. Se va a producir un efecto muy similar a lo que genera el metro en Santiago, que en torno a las nuevas estaciones se van creando polos de desarrollo urbano en estos ejes, porque tú tienes una de las cosas más relevantes y que es más valorada en la compra de un bien raíz, que es la accesibilidad y sobre todo que no solo va a generar una conexión vía automóviles con otros sectores, sino que también en bicicleta”, plantea Miranda. 

Lo que se viene como desafío futuro, plantea, es que se va a tener que definir el tema de la locomoción pública “porque no sólo la infraestructura resuelve los problemas de tránsito, en su momento las autoridades pertinentes deberán definir qué líneas de micros o colectivos cruzarán, con qué frecuencia. Eso queda aún por trabajar”, concluye. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital