• El seremi del Trabajo, Matías Villalobos, espera que a más a tardar, en el mes de abril o mayo, el proyecto pueda ya ser Ley de la República.
Crédito fotografía: 
EL DIA
El titular regional de la cartera, defendió la aprobación del proyecto de reforma previsional de este miércoles, acusando a una parte de la oposición de “desinformar” a la población en torno a los acuerdos logrados entre el ejecutivo y la DC respecto a la administración del 6% extra de cotización. En la oportunidad además, destacó positivamente la baja en la tasa de desocupación registrada en la región durante el último trimestre móvil que llegó a un 5,6%, pese a lo cual, advirtió que es necesario abordar estas cifras con cautela.

Dos son los temas que hoy tienen establecidas como prioridades las autoridades de la cartera del Trabajo durante estos días: las últimas cifras de desocupación dadas a conocer este viernes por el INE, y la reforma previsional, iniciativa que este miércoles dio un paso más en su tramitación al ser aprobada por la Cámara de Diputados y pasar a discusión en el Senado.

Para ello, el gobierno ha llevado a cabo un despliegue nacional para dar a conocer los principales puntos y acuerdos de dicha reforma, la cual no ha estado exenta de críticas, especialmente, tras la firma de un protocolo de acuerdo entre el gobierno y la DC para que la iniciativa pudiera avanzar, y que incluye gran parte de las propuestas elaboradas por la bancada de diputados falangistas.

Y es que para una parte de la oposición, lo que se propone está muy lejos de significar una reforma real al sistema de Pensiones.

Al respecto, el seremi del Trabajo, Matías Villalobos, señaló que “ya estamos acostumbrados a ver que hay una parte de la oposición que se ha negado en todo lo relacionado a los avances de la agenda social que el gobierno ha propuesto para ir resolviendo las demandas de las ciudadanía, y donde la principal, es justamente, el tema de las pensiones”, sostuvo.

En ese sentido, Villalobos insistió que la actual reforma previsional en discusión “es una reforma bastante estructural y la más profunda que se ha hecho al sistema de pensiones desde que el sistema está vigente. Por lo mismo debemos ser capaces de legislar para dar respuestas ahora a la gente y no responderle a dos, tres o cinco años más”.

-Una de las críticas al proyecto es que la mitad del 6% extra de cotización va a ir a las cuentas individuales de los trabajadores y no a ahorro colectivo, manteniendo y profundizando el sistema de AFP.

“Si la crítica es que si esto es más dinero para las AFP está totalmente infundada, porque ningún peso que se recaude en esta reforma va a ir a las AFP, sino que la totalidad de ese 6% va a ser administrado por esta agencia o ente publico autónomo que fue especialmente creado para el efecto: tanto  el 3% de ahorro individual como el 3% del ahorro colectivo y solidario.

Las AFP solamente van a poder seguir administrando el 10% que actualmente ya administran. Lo otro es confundir a la ciudadanía, más que hacer una crítica para mejorar el sistema.

Por otro lado, aquí si hay cambios profundos al actual sistema: se permite que se creen administradoras que puedan ser cooperativas o mutualidades, que puedan ser con o sin fines de lucro, los mismos afiliados van a poder participar en los directorios, o ellos conformar sus propias administradoras, se va a generar más competencia. El fin, es que las AFP puedan entregar mejores condiciones a sus afiliados, en el sentido de cobrar menos gastos de administración por ejemplo y, eventualmente, repartir utilidades con los propios cotizantes”.

-Sin embargo, desde las AFP insisten en que sí van a haber mayores costos para los afiliados y que se debilitan las cuentas individuales.

“Aquí se han escuchado a todos los actores. Efectivamente ellas han criticado la reforma, porque han querido mantener lo que ellos han administrado durante todos estos años.

Pero se ha escuchado a toda la oposición, a las demandas de la ciudadanía, se ha escuchado a los parlamentarios oficialistas y a comisiones de expertos, para poder llegar a tener una reforma como la que estamos planteando, con cambios profundos y que mejoran las pensiones de los actuales y de los futuros pensionados.

Es así por ejemplo, como, una vez aprobada esta reforma de pensiones, a las mujeres que hayan cotizado al menos 8 años ya sea de forma continua o discontinua se les va a entregar un aporte adicional a su pensión de 2,7 UF, unos 80 mil pesos extra, y los hombres al menos que han cotizado 12 años de forma continua o discontinua, van a recibir 2 UF extras a su actual pensión.

¿Por qué esa diferencia? Porque lo que busca el gobierno es emparejar la cancha, pues las pensiones de las mujeres son hasta un 40% más bajas que las de los hombres”.

-No obstante, la lógica imperante se mantiene en cuanto al predominio de un sistema de capitalización individual por sobre uno solidario, que es, en última instancia, la crítica de fondo.

“A ver, tenemos que ver el mercado laboral como se compone. Cada vez Chile es un país que va envejeciendo rápidamente, por lo tanto, los países que tienen un buen sistema de pensiones, efectivamente han podido equilibrar ambas cosas, ahorro individual con el ahorro colectivo y solidario.

Pero si nos manteníamos con el 10% (de cotización) nunca íbamos a tener buenas pensiones, por lo tanto, es importante este aumento en el ahorro.

Además, esta mayor cotización de un 6% va a ser todo con cargo al empleador, no va a salir del bolsillo de los trabajadores, pero para no afectar el empleo, va a implementarse de forma paulatina durante cierta cantidad de años (12) para llegar al 6%.

Ahora insisto, hay que ver la composición del mercado laboral: si ponemos todo en el ahorro selectivo y después vamos a tener menos gente trabajando y más gente pensionándose, va a ser inviable”.

Baja en la tasa de desocupación

Respecto al tema del desempleo, según el informe del INE, durante el último trimestre móvil octubre-noviembre-diciembre de 2019, la tasa de desocupación en la región de Coquimbo fue de un 5,6%, 1.3 puntos porcentuales menos respecto al trimestre móvil inmediatamente anterior.

En doce meses, ello equivale a una disminución de 1,2 puntos porcentuales, como consecuencia del mayor aumento de los ocupados (3,0%), en relación a la expansión de la fuerza de trabajo (1,8%). En tanto, los desocupados disminuyeron 15,8%, incidido mayoritariamente por quienes buscan trabajo por primera vez.

Según sector económico, los ocupados crecieron impulsados, principalmente por la minería (30,1%), seguida por enseñanza (16,9%) y actividades financieras y de seguros (110,3%), mientras que por categoría ocupacional, destacó el incremento de los asalariados sector privado (2,8%).

Y si bien, la región de Coquimbo se ubicó bajo la media nacional (7%), respecto al empleo informal éste alcanzó un 35,4%, 5% más que el 30% que se registra a nivel país.

Al respecto, el seremi del Trabajo, Matías Villalobos, destacó que “en los últimos 12 meses se crearon 11.560 nuevos puestos de trabajo y el sector productivo que más aportó en la generación de empleo en los últimos doce meses fue minería, con 8.740 nuevos puestos de trabajo.

Por tercera vez consecutiva la minería es el sector productivo que más aporta en la generación de empleo en la región de Coquimbo, y eso es muy importante por lo que representa la minería tanto en el país como en la región, pues al ser tan incidente cuando la minería va bien, también empuja a que otros sectores productivos se vayan dinamizando y generando empleo, por ejemplo, en el transporte o en los servicios relacionados con la misma minería”.

-Si bien las cifras son positivas ¿qué proyección pueden hacer de aquí en adelante, teniendo en cuenta la coyuntura política y social que vive el país?

“Somos cautelosos con estas cifras, pues debemos ser capaces de seguir trabajando, seguir atrayendo inversión privada a la región de Coquimbo, y por lo mismo seguimos cooperando con los diferentes gremios para ver de qué manera podemos seguir atrayendo inversión y se generen empleos y oportunidades. Y por otro lado se debe impulsar una fuerte inversión pública que ayude a dinamizar la economía de la región de Coquimbo”.

-Entendiendo esa cautela dada la contingencia, ¿no cree que en algún momento se sobredimensionaron los efectos de la crisis social, tal como algunos expertos han sostenido en días anteriores en medios nacionales?

“Yo no creo que se haya sobredimensionado, sino que las cifras así lo señalaron. Al 31 de diciembre pudimos ver que en la región de Coquimbo teníamos más de 3.200 despidos por necesidades de la empresa, lo que refleja efectivamente, que hubo pérdida de puestos de trabajo y vimos también como bajaron las ventas en época de navidad en la región. Vimos también como algunos locales debieron cerrar ya sea por un periodo de tiempo o de manera indefinida.

Ahora afortunadamente, hubo otros sectores económicos, -porque estos efectos los pudimos ver mayoritariamente en el sector comercio aquí en la región – que pudieron absorber mano de obra que eventualmente estaba esperando una oportunidad de empleo o eventualmente perdió su empleo.

Por lo mismo debemos ser cautelosos con estas cifras y reiteramos nuestro compromiso de seguir trabajando para que esta cifra se pueda mantener en el tiempo y mejorarla”.

-La región está por sobre el promedio nacional en cuanto al comercio informal. ¿Cómo se está trabajando para erradicarlo?

“Efectivamente, en la región de Coquimbo del total de ocupados que son 391.330, de éstos, 138.630 son informales. Es decir, un 35,4%, muy por sobre la media nacional. Y es ahí donde debemos poner el foco, generar empleo de calidad y que estas personas, que están en algún tipo de trabajo informal, puedan emplearse en un puesto formal.

Por cierto que esto refleja también lo que ha sido esta crisis social, en donde eventualmente una persona que tenía un trabajo asalariado, al perderlo, eventualmente por la necesidad de generar recursos, puede haberse empleado pero de manera informal.

Esto nos sirve para ver donde debemos poner el foco y desarrollar así, las políticas públicas necesarias, para seguir mejorando las condiciones laborales en la región de Coquimbo”.

 

Tema zanjado

Hace unos días, el diputado de la UDI, Juan Manuel Fuenzalida, planteó una fuerte crítica al trabajo desplegado en terreno por los seremis y directores de servicios que integran el gabinete regional. El parlamentario recalcó que la gente está esperando que las autoridades estén en la calle, “y se levanten de una vez de su escritorio”, afirmó, dejando entrever una eventual falta de trabajo “en terreno” por parte del gobierno regional y los seremis.

Consultado por ello, el seremi del Trabajo, Matías Villalobos, prefirió no darle mayor connotación, señalando que para él, este tema “ya está zanjado”.

“Desde el gobierno hubo una respuesta. Todos los que somos parte del gobierno hemos escuchado a la ciudadanía, desde antes del estallido social, y más aún después del estallido social. Es una percepción que puede haber tenido el disputado, pero yo creo que el tema está zanjado. Es más, este tema ya lo hemos conversando con él, así que es un tema cerrado para mí”, acotó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital