• Las líneas de financiamiento permitirán otorgar créditos a las empresas por hasta 24 mil millones de dólares, lo que según el gobierno, equivale a alrededor de 20 veces las líneas actualmente disponibles.
Crédito fotografía: 
LAUTARO CARMONA
Se trata de la implementación de nuevas líneas de crédito que tendrán garantía estatal, las cuales buscan establecer mejores condiciones de acceso a la banca a las pequeñas y medianas empresas por un plazo de 48 meses. Por otro lado, se creará además, un fondo de 2 mil millones de dólares para ayudar a trabajadores que se encuentren en la informalidad o sin contrato de trabajo.

Tras implementar un primer plan de emergencia económica este pasado 19 de marzo debido a la expansión del coronavirus, ayer el gobierno dio a conocer un segundo paquete de medidas de auxilio para las personas y las micro, pequeñas y medianas empresas.

Y es que la situación económica que se proyecta para los próximos meses en el país se avizora difícil debido a la parálisis de la actividad productiva que hoy tiene a cientos de pymes al borde del cierre definitivo.

De esta forma, el nuevo plan contempla, al igual que el paquete anterior, dos focos de actuación: por un lado, los trabajadores informales, sin contrato de trabajo y emiten boleta, los cuales no se encuentran bajo la cobertura del seguro cesantía.

Para ellos, el gobierno anunció la creación de un fondo de 2 mil millones de dólares, recursos con los que se espera beneficiar a unos 2,6 millones de trabajadores por cuenta propia.

Asimismo, el gobierno señaló que se está trabajando en la creación de un sistema permanente que permita proteger a los trabajadores independientes que emiten boletas de honorarios, frente a situaciones de catástrofe como la que se vive hoy.

Pymes

El segundo foco que tendrá el plan corresponde a las micro, pequeñas y medianas empresas, para las cuales, se han diseñado nuevas líneas de financiamiento a través de los bancos, pero con aval del Estado, por hasta 24 mil millones de dólares.  

Con ello, se busca permitir que los empresarios puedan acceder a estos instrumentos de los que dispone la banca, con el fin obtener recursos para capital de trabajo por un plazo de hasta 48 meses (4 años). Se incluye, además, un “periodo de gracia” de hasta 6 meses, por un monto equivalente  de hasta 3 meses de venta.

Todas estas líneas de crédito, estarán disponibles hasta el 30 de septiembre.  

Al respecto, el Presidente Sebastián Piñera sostuvo que “estamos plenamente conscientes de los problemas que enfrentan los emprendedores y empresas que han visto reducidas sus ventas, para poder cumplir con sus compromisos, superar esta crisis y recuperar la normalidad de sus operaciones”.

En ese sentido, el mandatario, afirmó que la prioridad del gobierno, ha sido cuidar la salud de la población, así como “proteger los ingresos y empleos de las familias. Ayudar a las pymes y empresas. Y, también lograr que esta crisis transitoria producto del coronavirus no se transforme en una crisis permanente que afecte la calidad de vida y los sueños y proyectos de futuro de todos los chilenos”.

Créditos y garantía

El plan presentado por el ejecutivo, contempla algunas condiciones tanto para las empresas que sean beneficiadas por éste, como para los bancos que participen en el programa.

Sobre éstos últimos,  se establece que deberán otorgar estas líneas de crédito para capital de trabajo fresco “en forma simple, masiva, expedita y a tasas preferenciales a los clientes que lo soliciten y que cumplan con los requisitos definidos”.

Se indica además, que los bancos “deberán reprogramar todos los créditos prexistentes del deudor beneficiado y postergar toda amortización de sus créditos antiguos hasta que los nuevos préstamos estén íntegramente pagados”, permitiendo así, un alivio a las empresas.

El primer mandatario explicó además, que la garantía que otorgará el Estado “dependerá del tamaño de la empresa beneficiada. Para empresas con ventas inferiores a 25 mil UF anuales, la garantía del Estado podrá llegar hasta el 85% del nuevo préstamo para capital de trabajo. Esta garantía será de hasta 70% para empresas con ventas entre mil 25 UF y 100 mil UF anuales, y de hasta 60% para empresas con ventas superiores a 100 mil e inferiores a 1 millón de UF anuales”.

Respecto a las empresas beneficiadas, éstas deberán utilizar los recursos obtenidos para cubrir su operación y capital de trabajo, como son el pago de remuneraciones, arriendos, pago a proveedores u obligaciones tributarias.

Por lo mismo, no podrán usar los créditos para amortizar deudas previas con la banca, pagar dividendos o hacer retiros de capital, así como, hacer préstamos a terceros relacionados “ni otros destinos no indispensables”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X