• Durante la mañana de este martes, el Presidente Sebastián Piñera, junto a todo el equipo económico del gobierno, dio a conocer los detalles de los incentivos financieros para personas y pequeñas empresas.
Crédito fotografía: 
Presidencia
Si bien el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, detalló cómo se financiará el segundo paquete de ayuda económica –anunciando por lo demás, que habrán reasignaciones presupuestarias –, surgieron inmediatas reacciones sobre cómo se implementará finalmente dicho plan, poniendo el foco sobre el rol que en éste, tendrá la banca, sector que ha sido seriamente cuestionado desde el comienzo de la crisis.

Por el camino correcto, pero con dudas que aún se deben aclarar.

Con esa frase se podría resumir las reacciones que a nivel regional ha dejado el anuncio y detalle del segundo paquete económico de emergencia que ha presentado este martes el gobierno, para ir en auxilio de personas y micro, pequeñas y medianas empresas.

Al menos, desde el mundo de la pequeña empresa, se valoró positivamente el anuncio.

Así lo expresa al menos, el vicepresidente de la Confederación Nacional del Comercio y presidente regional de la Confederación regional del gremio, Washington Altamirano, quien señaló que “es una de la cosas que, como confederación, estábamos pidiendo a nivel nacional, como en la última reunión que tuvimos con el subsecretario de Economía”.

Para Altamirano, las medidas propuestas por el ejecutivo “van en la línea de lo correcto, pues el pequeño comerciante, especialmente el mipyme, va a contar con un periodo de gracia. Eso sí”, aclaró, “encuentro que 6 meses de gracia es muy poco. Pero a nada, es algo”.

Al mismo tiempo, el dirigente gremial consideró adecuado que los bancos puedan otorgar créditos “demostrando las ventas que las empresas obtuvieron en los últimos meses. Al pequeño comerciante, eso le va a ayudar, pues podrá ponerse al día, esperando que de aquí a 6 meses, el país esté en marcha de nuevo, aunque de a poco”.

En ese sentido, el diputado Juan Manuel Fuenzalida, consideró muy significativo el apoyo presentado por el gobierno “para poder reforzar las pequeñas y medianas empresas afectadas por esta crisis sanitaria y que paralelamente tienen por finalidad proteger y generar empleo, conformando un gran tema”.

Bancos: la gran interrogante

No obstante, el hecho de que se haya optado por la fórmula de créditos con aval del Estado, genera en algunos actores ciertas dudas en cuanto al rol que vaya a cumplir este sector, el cual ha sido seriamente cuestionado desde el comienzo de la crisis.

En ese sentido, Washington Altamirano, vicepresidente de la Confederación Nacional de Comercio, indicó que “los créditos Fogape (Fondo de Garantía para Pequeños Empresarios), son caros. Si bien, el gobierno está intentando salvar a las pymes, el banco sigue ganando. Pero aquí lo que tiene que haber es un sacrificio de todos. Para eso hay que esperar cuál va a ser el interés real de los créditos. Quiero saber cuánto los bancos a pedir, que tan ayuda es”.

En esa misma línea, el diputado Matías Walker, señaló que las medidas “están muy en los titulares”, pero criticó que éstas “quedan sujetas al fin y al cabo, a la buena voluntad y disposición de los bancos más que imponer a los bancos obligaciones bajo estado de catástrofe”.

Para el legislador DC, existe la duda sobre si los bancos “van a aceptar esa garantía”, poniendo como ejemplo, “lo mismo que ha pasado con los productores agrícolas de la región de Coquimbo en épocas de sequía. Que siempre nos aseguraron que los créditos a los exportadores de fruta tenían un respaldo de CORFO, pero esa información no estaba llegando a los bancos regionales, o simplemente al momento de otorgamiento del crédito, la banca comercial se negaba”.

Reasignaciones de presupuesto

Durante la tarde de este martes en tanto, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, explicó algunos detalles de cómo se financiará el segundo paquete de medidas de ayudas financiera.

Al respecto, Briones señaló que el plan será financiado con una reasignación significativa del presupuesto público. “Quiero ser claro, nuestro presupuesto en estos meses, en este año, es un presupuesto de pandemia”, señaló. “Cualquier exigencia de gasto que se haga, tiene que necesariamente ir aparejada de una disminución de gastos en otro ámbito”, agregó el titular de Hacienda.

En ese sentido, el senador Jorge Pizarro lamentó que, por ejemplo, para la creación del fondo de ayuda a los trabajadores independientes, consistente en 2 mil millones de dólares, “se esté desvistiendo a un santo para vestir a otro”.

“No me parece bien que ese fondo se esté reestructurando dentro del presupuesto que ya está asignado, porque me preocupa que se reestructure todo lo que tiene ver con inversión y gasto social”, indicó.

Al respecto, aseguró que “lo que necesitamos durante el segundo semestre, es que el Estado invierta muchos recursos para que pueda generar actividad en las economías locales. No se pueden parar los programas de vivienda, los programas de mejoramiento de barrios, la construcción, las obras publicas que implican  en las localidades menores un gran aliciente a la actividad local. Necesitamos recursos para que sean invertidos desde el sector público para activar la economía. Es un anuncio insuficiente y muy poco claro”, afirmó el parlamentario.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X