Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Trabajo a distancia, compras online, delivery, y nuevos emprendimientos de pymes a base de la digitalización de sus procesos, son parte del nuevo escenario productivo que se generó tras la llegada del coronavirus al país. Cambios que en muchos casos, llegaron para quedarse.

La llegada del Covid-19 a Chile y por ende, a la Región de Coquimbo, y con ello, la puesta en marcha de una serie de restricciones sanitarias –uso de mascarilla, distanciamiento físico, medidas especiales de higiene y sanitización por nombrar sólo las más conocidas - ha generado una serie de cambios en diferentes planos de la vida social del país.

En medio de ese contexto, la economía, las empresas y el mundo del trabajo, fueron probablemente, uno de los primeros sectores afectados por la pandemia.

Pero más allá del impacto directo en la marcha del aparato productivo del país, lo cierto es que producto de las restricciones que la autoridad sanitaria estableció para combatir la propagación del virus, muchos actores de la economía y de los servicios se vieron obligados  a adaptarse o incluso a “reinventarse” para tratar de sobrellevar la crisis que generó la pandemia.

 

Trabajo a distancia

Sin duda el mundo del trabajo fue uno de los primeros sectores en deber adaptarse a la nueva realidad impuesta por el coronavirus.

Así, el 1 de abril del año pasado entró en vigencia en todo el país la Ley de Teletrabajo y Trabajo a distancia, modalidad que permite a los trabajadores que laboran bajo este sistema, poder hacerlo en un lugar distinto al de sus puestos de trabajo habituales.

Así, los “Zoom rooms”, en alusión a este programa que permite la realización de reuniones virtuales y videoconferencias, además de otras aplicaciones similares comenzaron a formar parte del vocabulario recurrente de muchos trabajadores y empleados de diversas empresas y servicios en el momento más álgido de la pandemia.

Así, el teletrabajo se ha ido asentando en muchas empresas como una opción factible de ser implementada, incluso después de la pandemia. A nivel regional por ejemplo, hasta noviembre de 2020, un 22,7% de los trabajadores - es decir casi un quinto de la fuerza laboral local - se encontraba haciendo trabajo remoto desde un lugar distinto a su puesto de trabajo habitual.

Sectores como la educación, las comunicaciones, la administración, operaciones financieras y otras actividades profesionales, fueron los más beneficiados con la llegada del trabajo remoto.

Pablo Pinto, director de la Escuela de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Norte, señaló que la masificación del teletrabajo ha roto las fronteras físicas que hasta ahora ha caracterizado al empleo tradicional.

“Esto de las fronteras físicas se ha ido eliminando, y por tanto, se incorporan otras personas al trabajo a distancia. De hecho, uno podría a esperar a futuro que aumente la competencia respecto a algunas posiciones en el mercado laboral, pues por ejemplo, ya no habría que buscar trabajadores en los lugares físicamente aledaños a los empleos, sino que éstos, podrían estar en otras regiones, e incluso en otros países”, señaló.

En ese sentido, María Jesús García-Huidobro, gerente de marketing del portal de búsqueda de empleo Laborum.com, agrega que son muchos los trabajadores “que ven plausible la posibilidad de no solo trabajar en su hogar, sino completamente alejados de las dependencias de la empresa”.

Ello, pues este sistema permite “llegar a acuerdos de ofrecer la modalidad de teletrabajo y solo en ocasiones especiales requerir la presencia del trabajador, por lo que incluso bajo esa opción hay personas que pueden planificar un viaje hacia las oficinas para temas puntuales”, aseguró.

 

E-Commerce y PYMES

Sin duda, el comercio es otro de los sectores que debió adaptarse a las nuevas condiciones impuestas por la crisis sanitaria. Y al igual que en el empleo, las tecnologías de la información fueron la alternativa a implementar, al menos, para aquellas empresas que tenían la capacidad y los recursos.

En el caso de las pymes, la digitalización fue rápidamente identificada como el camino correcto para que muchas pequeñas y medianas empresas puedan vender y visibilizar de mejor manera sus productos y servicios.

Es así como, desde instituciones como Corfo o Sercotec, se implementaron una serie de programas y capacitaciones dirigidos a este sector, con el fin de avanzar en la “digitalización” de estas empresas.

Una de las últimas iniciativas, la plataforma “Ruta Digital” implementada por Sercotec, y que cuenta con el apoyo de la Universidad de Chile,  entrega conocimientos y habilidades en el uso de tecnologías y herramientas digitales a los negocios, y propende la mejoramiento de la gestión operativa, financiera y en la comercialización de sus servicios.

Al respecto, el director regional de Sercotec, Fernando Contreras señaló que “en el caso de nuestra dirección regional (esta iniciativa) ha permitido avanzar sustantivamente en las nuevas formas de comercialización que predominan hoy en la gestión de negocios. La cultura digital es una realidad permanente para generar ventas y reactivación económica”, afirmó.

Otra de las iniciativas implementadas es la plataforma “Pymes en Línea”, proyecto de Corfo que ha permitido la digitalización de las mipymes para generar y aumentar ventas a través de capacitaciones en comercio digital, reforzamiento de redes sociales, plataformas e-commerce, marketplace, medios de pago y marketing digital, entre otros.

“Es una necesidad seguir difundiendo y aumentando considerablemente el número de participantes. El comercio electrónico es donde las pymes deben enfocarse”, aseguró el director regional de Corfo, Gregorio Rodríguez.

Ello es corroborado por Iván Mariani, ingeniero comercial y asesor en Retail Management & Operaciones, quien explica que “hoy hay un e-commerce más robusto con tiempos de Covid, el cual debieron ajustarse todos y reinventarse rápidamente. El aumento del número de empresas al comercio online dado que las tiendas físicas al estar cerradas debieron subsistir bajo esta modalidad, adaptando sus procesos y otros, reinventándolos para poder operar y vender”.

Para el experto, los consumidores ya se han habituado a comprar bajo esta modalidad, por lo que para ello, el e-commerce, no será tema. “Hay confianza”, asegura, aunque advirtió que “fundamental será la comunicación que (las empresas) tendrán hacia el cliente final y su contención de cara a la post venta”.

 

La industria inmobiliaria: un ejemplo

La caída en hasta un 50% de las consultas por adquirir o arrendar una vivienda en la región de Coquimbo que se registró a inicios de pandemia, prendió la luz roja en el sector.

Por ello, la opción para un rubro que requiere de la presencialidad de sus clientes para vender sus productos, no fue otra que reinventarse ante el difícil contexto, para lo cual, la tecnología ha sido fundamental.

Juan Pablo Tristain, presidente del Comité Inmobiliario y Vivienda de la Cámara Chilena de la Construcción La Serena, explicó que la emergencia sanitaria “nos pone en un escenario impensado hace algunos meses, en cuanto a la imposibilidad de atender a nuestros clientes en forma presencial y principalmente en nuestras salas de venta. Esta es la forma a la que estábamos acostumbrados y solo en los últimos años hemos visto cómo la tecnología ha ido entrando poco a poco en nuestro negocio”.

En ese sentido, Tristain valoró que las inmobiliarias hayan mejorado y potenciado sus páginas web, optando por potenciar sus promociones en redes sociales y crear “tours virtuales” para sus proyectos, así como otras herramientas virtuales que ha facilitado la conexión con los clientes, como son los sistemas de atención en línea mediante chats con sus ejecutivos o a través de videollamadas.

“Probablemente todas estas nuevas modalidades de atención permanecerán en el tiempo, rompiendo nuestros propios paradigmas y dando paso a un modelo 2.0 de ventas inmobiliarias. Y por lo mismo, es muy importante que las inmobiliarias comiencen a internalizar estos cambios y aprendan de ellos, para luego educar a sus clientes”, agregó.

Dante Opazo, CEO de la consultora MobySuite, señala que la incorporación al mundo virtual de las empresas inmobiliarias, viene a darle rentabilidad en base a la gestión de los sobrecostos y la financiación de los procesos burocráticos.

“Las inmobiliarias no tenían la tecnología. No era necesario utilizar muchas herramientas tecnológicas para poder vender, pero ahora, con esto del estallido y la pandemia, las empresas tuvieron que ponerse las pilas”, señaló.

Cabe señalar que esto ha implicado además, un cambio en el perfil del cotizante, que hoy por hoy es más joven y maneja mejor ese tipo de herramientas.

De hecho, el segmento de clientes entre 18 a 29 años es el que hasta el año pasado, más cotizaciones estaba realizando (un 35% del total de cotizaciones), sobrepasando incluso al segmento de 30 a 39 años que en 2019, era el que más cotizaciones realizaba.

 

Directo al domicilio

Relacionado con el uso de las nuevas tecnologías y el e-commerce, el “delivery” o reparto a domicilio, se convirtió en la tabla de supervivencia para cientos de locales gastronómicos que debieron mantener cerradas sus instalaciones producto de la crisis sanitaria.

Así, se generó un verdadero “boom” del delivery al punto que hasta hoy, a un año de la pandemia, los motociclistas enfundados con sus distintivas chaquetas de cada empresa de delivery se han transformado en parte del paisaje habitual de las calles de las ciudades.

De hecho, aplicaciones como Rappi y Uber Eats manifestaron que durante 2020 se ha logrado fidelizar una clientela, que se espera siga aumentando a medida que estas plataformas vayan extendiendo sus servicios de reparto a otros negocios, como las compras en supermercados o tiendas.

Según datos de Uber Eats por ejemplo, se destacó que hasta el mes de octubre de 2020, el número de restaurantes asociados a esta plataforma creció en más de un 50%, totalizando 180 locales en La Serena y Coquimbo, y de los cuales el 75% corresponden a locales pequeños y medianos cuyo único canal de venta durante el periodo de cuarentena fue el delivery.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X