Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El conjunto acerero sorprendió a los aurinegros en la reanudación del Torneo Oficial en la Primera División, victoria que les permite avanzar hasta el quinto lugar, mientras que los “Piratas” se mantienen en la última casilla.

La atención estaba puesta en la vuelta al fútbol. Rodó la pelotita de buena manera en la tarde de ayer en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso con el duelo entre el local Coquimbo Unido y Huachipato, aunque el resultado dejó abierta una tremenda incógnita en el cuadro de Germán Corengia que terminó sufriendo una derrota 2-1, desperdiciando sobre el final, la posibilidad de alcanzar un empate con un lanzamiento penal que el portero acerero Gabriel Castellón, controló a Mauricio Pinilla.

Huachipato ha sido de los equipos que más méritos hizo durante los 5 meses y fracción para volver de buena manera. Fue el primero que se atrevió a lanzarse a los entrenamientos presenciales y el que pudo disputar un par de amistosos antes de llegar a un duelo oficial y eso, aunque el deté aurinegro diga que el partido se resolvió por pequeños factores, terminó pesando cuando el cotejo llegó a su parte clave en la segunda fracción.

Esa parada de Castellón y la movilidad de César Valenzuela, pusieron de relieve la distancia que hubo entre uno y uno en la reactivación de la competencia, aunque se trataba de un duelo que se encontraba pendiente por la cuarta fecha de la temporada regular. El primero hizo dos atajadas que lo alzaron como el mejor al realizar una doble intervención en el alba del cotejo y luego, con ese penal atajado a la figura del local. El 8 acerero, en tanto, fue el que provocó los desaguisados en la defensa Pirata que permitieron establecer las diferencias para volver en su chárter al sur,  con la confianza a tope, dando señales que pretenden pelear por puestos internacionales cuando se retome la regularidad y una expectante posición en la tabla.

El partido

Fueron dos detalles los que definieron el partido, ya que Huachipato reinó en las áreas: primero la propia y en especial en la visitante, para establecer la diferencia en los números y dejar frustrados a los porteños que buscaban dejar atrás lo que habían sido sus últimos dos compromisos de marzo pasado, cuando no había podido sumar ante La Calera y Deportes Iquique.

Y el tema que siempre surge tras una derrota es saber si Corengia tendrá el tiempo para corregir, ya que en los próximos seis días tendrá que enfrentar al Audax Italiano (martes al mediodía en el Sánchez Rumoroso) y el sábado a la Universidad Católica, en San Carlos de Apoquindo.

No le está alcanzando tampoco en casa, feudo que ha sido el gestor y sustento de las campañas.

Lo pudo manejar numéricamente en la primera fracción, aunque el remate de Villagrán encontró la acertada respuesta de Castellón. Y eso fue todo en el primer capítulo, toda vez que los dirigidos de Gustavo Florentín, que si bien dejaban establecido que colectivamente trataban mejor el balón, siempre lo hicieron lejos de Cano. Nunca lograron profundizar. El irse al descanso con la paridad fue el reflejo de un duelo chato que no lograba encender.

Sin embargo y quizás lo mejor del anfitrión, llegó en el primer cuarto de hora del lapso final. Coincidió con el ingreso de Joe Abrigo por Villagrán, que se metió cerca del área y de Pinilla

Joe Abrigo

De hecho, así salió el gol a los 53’, tras una pelota que encuentra retrasado a Pinilla quien busca a Farfán, que le ganó en el mano a mano, por primera vez a Cuevas, para habilitar en el corazón del área al zurdo que estableció la apertura del marcador.

Cierto, cuando Farfán toma la pelota y escapa, nadie es capaz de alcanzarlo, aunque ese chispazo no fue la constante de un partido donde pareció más concentrado en cubrir y reforzar a Salas que pronunciarse para alimentar a Pinilla, que luego del golpe que recibió en el tobillo, al caer la primera fracción, jugó en una pierna.

No parecía que Huachipato tendría  la solución para mostrar un nuevo plan, aunque fue un equipo que imprimió mayor velocidad a su mediocampo, tomando Valenzuela, la responsabilidad del equipo.

Primero llegó el gol del empate en una desafortunada acción entre Cano y Salas que permite a Cris Martínez empujar el balón al fondo del arco. Seis minutos después todo estaba emparejado y Coquimbo sintió el golpe.

El penal

El mismo Valenzuela se lo perdió a los 67’ cuando escapó a la marca de Víctor González elevando por sobre la salida de Cano y fue nuevamente el mismo volante, esta vez por la banda de John Salas, quien provocó el desaguisado que provocó el penal del cuidatubos a los 78’ que necesitó revisión Var. Sánchez Sotelo anota el 2-1 cuatro minutos más tarde cuando los argumentos a los hombres de Corengia se le habían agotado.

No había tiempo para nada. En la agonía y por intermedio del juego aéreo, un penal del Var por mano del defensor Ramírez, abre la posibilidad que Pinilla consiga un premio de consuelo, pero Castellón evita lo que pudo ser la paridad.

Coquimbo no se pudo readaptar. Había una exigencia máxima, porque se trataba de  un partido de magnitud, por todo lo que involucra la vuelta a la competición y la cuenta quedó al debe.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X