Crédito fotografía: 
Cedida
Los piratas se jugaban sus cartas ante un Palestino que vio frustradas sus expectativas de llegar a Copa Libertadores con el gol agónico de John Salas, en la muestra de pundonor de un equipo que lo dio todo en la cancha y que aún así regresa, luego dos temporadas, al fútbol del ascenso.

La misión era compleja para Coquimbo Unido. Esperar que en el norte, Wanderers obtuviera un buen resultado ante Iquique, y además, debía ganar en el estadio Municipal de La Cisterna frente a un complicado equipo de Palestino, que se jugaba también su chance de clasificar a Copa Libertadores.

Una final por donde se le mirara. Si la combinación era la correcta, los aurinegros tendrían la posibilidad de jugar el partido por la permanencia ante el segundo peor promedio de la tabla ponderada. 

La misión era casi imposible, y aunque los dirigidos por Juan José Ribera, que lo dieron todo en la cancha, consiguieron una valiente igualdad 2-2, lo que aconteció en el estadio Tierra de Campeones atentó contra todas las esperanzas. Los “dragones” vencieron 2-0 a los “caturros”, se despidieron con dignidad y enviaron al equipo aurinegro a la serie B de nuestro balompié.

En la cancha, los porteños abrieron la cuenta a los 15’, tras un gran centro de Zavala y la aparición fantasmal de Palacios, colocando el 1-0 para los coquimbanos. Era la esperanza de extender la ilusión. Pero tal como ha sido la tónica, una desconcentración  en el fondo terminó el 1-1 de Benitez, que remató al primer palo y encontró una floja resistencia de Cano. 

Fue un golpe sicológico, sumado a que con el inicio del segundo lapso, en Iquique las cosas se ponían adversas. Ese bajón se notó en la cancha, mientras Palestino buscaba por todos los medios el gol que los dejara en la Copa Libertadores. Y llegó a los 80’, con el centro de Jimenez y el tanto de Benegas, que sepultaba toda esperanza en los aurinegros.

Aunque los porteños sabían que ya el descenso estaba decretado, lucharon con fuerza y coraje, hasta llegar al empate a los 95’ de Salas, que le impidió a Palestino lograr su objetivo de clasificar a Copa Libertadores y lo obligaba a conformarse con llegar a la Copa Sudamericana, pero de paso terminaba con dos años de presencia aurinegra en la Serie A, en una temporada donde pese a dejar a Chile en lo alto de Sudamérica, debió despedirse entre lágrimas del campo de juego. Los jugadores se abrazaban y no daban crédito a lo sucedido, pero sabían que lo habían entregado todo, con pundonor.

El portero y capitán de Coquimbo Unido, Matías Cano, aseguró que “la culpa es nuestra, porque esto depende de los jugadores. El partido es el reflejo de lo que fuimos durante esta temporada. Cometimos demasiadas desatenciones, hubo bajones importantes, con malos compromisos. Pero aún así, me siento orgulloso por todo lo que hicimos”, reflexionó el guardameta.

En esa misma línea, dejó un mensaje. “Esto empieza de nuevo, y ahora que estamos de vuelta en la serie B, debemos hacer un autocrítica y aprender, todos, de nuestros errores. Me quedo con el gran apoyo de nuestra gente y el cariño expresado. Sólo eso les pido, no se queden con la amargura, siéntanse orgullosos”, concluyó Cano.

"Efectivamente, terminamos pagando un precio"

El técnico de Coquimbo Unido, Juan José Ribera, una vez finalizado el compromiso, también realizó su propia reflexión, pese a la pena que lo embargaba en aquel instante. “Siento mucho dolor, porque uno no quiere estar en esta situación. Eso si, estoy orgullosísimo de mis jugadores, porque tuvimos un segundo semestre muy atípico, con la participación en la Copa Sudamericana y jugando compromisos cada 2,85 días en algún momento, lo que es sumamente desgastante. Como dije en todo momento, pagamos el precio de querer lograr lo máximo. Debemos sentirnos orgullosos de lo realizado”, subrayó el adiestrador.

Con los resultados que se dieron en la jornada de ayer,  los aurinegros descienden como últimos por la tabla general y Deportes Iquique lo hace como el peor promedio. El partido definitorio entre los segundos peor calificados de ambas tablas se disputa este miércoles desde las 18:00 en el estadio fiscal de Talca, entre Colo Colo y Universidad de Concepción. “Efectivamente, terminamos pagando un precio”

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X