Crédito fotografía: 
ANFP
El atacante marcó el tanto del empate del cuadro aurinegro con los azules jugado en la tarde de ayer en el Estadio Nacional. Los Piratas lograron el primer punto del torneo y quedan a la espera del clásico con La Serena de este domingo.

Coquimbo Unido y Mauricio Pinilla, lograron amargarle la tarde del domingo a la Universidad de Chile en el Estadio Nacional. El equipo de Germán Corengia rescató un valioso empate que le permite obtener su primer punto en la temporada regular y llegar acicateados a lo que será el clásico que este domingo disputará en el marco de la sexta fecha del calendario oficial ante CD La Serena en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso. 

Concentración

Tras la clasificación histórica de los aurinegros a la segunda fase de la Copa Sudamericana (dejaron en el camino al Aragua de Venezuela), los porteños partieron de tierras llaneras para concentrarse en el duelo con los azules en la capital. Para evitar distracciones y más viajes, se quedaron concentrados en Santiago desde el pasado miércoles, preparando un partido que en el papel se veía más complicado de lo que realmente se presentó en el césped del Nacional.

Mutó un par de nombres de Corengia y fortaleció la labor de los volantes disponiendo del chico Vallejos para acompañar a Aravena y Abdala, en una labor de encomio que terminó por desgastar a los siempre constantes Cornejo, Galani y Espinoza en el local. A ellos se sumaba constantemente Farfán, quien estaba más preocupado de la marca de su lateral que de hacer daño o acompañar con mayor decisión al atacante Pinilla.

Nulas llegadas

El primer tiempo vivido en el Nacional debe haber sido de los partidos más flojos de estas cinco primeras fechas en la Primera División, sin embargo, desde el perfil aurinegro, se salió con la suya. Anularon la construcción de fútbol que podían hacer los laicos, quienes, prácticamente no llegaron hasta las barbas del portero Matías Cano, quien no pasó mayores zozobras, salvo un remate bajo de Zacaría que dio en la base de la red a los 35’.

Ni hablar de las aproximaciones en el arco De Paul, el meta azul prácticamente no apareció en escena. No intervino  ante ninguna jugada, ya que fue nula la presencia ofensiva de los hombres de amarillo y negro. Y no porque no quisieran hacerlo, ya que la disposición de cerrar los caminos a las constantes idas de los laterales azules, hizo que la ofensiva quedara muy desconectada. A ello hay que agregar que los protagonistas no estaban para lucimientos, entre ellos Abrigo, muy bajo en lo que debía ser su labor de acompañamiento y tenencia.

Los goles

En la segunda fracción, los equipos y los goles favorecieron a ese triste primer tiempo. El ingreso de Guerra en los locales, le dio no sólo compañía a Larrivey, sino que también exigió a los centrales Pereyra y Berardo, que comenzaron a tener mayor protagonismo, aunque eso no significó que Cano pasara a convertirse en la figura de la cancha.

Cierto que la U aceleró los movimientos y eso le hizo encontrar muy rápido el gol de Aránguiz, quien apareció sin marca en el área tras un lanzamiento de esquina para sorprender a Cano con un remate que dio en la base del vertical.

Recién corrían los siete minutos de esta fracción, tanto que en lugar de darle fortalezas a la U, cambió la pasividad de los Piratas por variantes más ofensivas y mayor compañía para Pinilla en el área, quien se estaba desgastando en centros y corridas de poca efectividad.

Gol de Pinilla

Corengia mandó a Pinto al césped del Nacional y su libertad para correr por el ataque prevaleció y colaboró para que el Pirata llegara con mayor volumen al área azul y se viera la permeabilidad de una zaga que no había sido exigida.

Fue ahí cuando se vio lo feble de la zaga universitaria. Un centro de Osorio fue a dar al pecho de Pinilla, tras un brinco a destiempo de Carrasco y el exseleccionado no perdonó. El ariete cada vez que tocaba el balón se llenaba de silbidos por su desventurada salida de ese equipo hace dos años y cuando se vio frente a De Paul, no perdonó. Llegó la paridad  a los 71’ y con ello el desconcierto de los dueños de casa, que sintieron la estocada.

El remate

Por el contrario, el cuadro del barbón se fortaleció, trató de mejor manera la conducción y tenencia del balón y si bien construyó un par de aproximaciones con nuevos balones aéreos a Pinilla, tampoco tuvo el remate como para buscar quedarse con los tres puntos.

La paridad no era un mal negocio de cara a la obtención de su primer positivo en los tres encuentros que ya lleva disputados en la temporada y que también servirá de acicate para la preparación del clásico que este domingo sostendrá con La Serena en el puerto.

La U, por su parte, no pudo imponer sus términos en un partido chato en términos globales y se mantiene en el cuarto puesto con 10 puntos. Su rival en la próxima fecha del torneo será O’Higgins en Rancagua.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X