Crédito fotografía: 
Cedida
Por cerca de una hora permanecieron secuestrados sus seres queridos en Iquique. Afortunadamente no hubo heridos en la acción en la que participaron tres delincuentes.

El atacante de Coquimbo Unido, Alvaro “Chanchito” Ramos, debió ausentarse de las practicas del plantel aurinegro en la mañana de ayer, al enterarse que su familia vivió duros momentos en la comuna de Alto Hospicio, al ser asaltados y amenazados por un grupo de desconocidos que los mantuvo secuestrados durante una hora.

El ariete dio a conocer el hecho que afectó a su madre, hermanas y cuñados, a través de su Instagram, indicando que, “se metieron a robar y tenían secuestrada a mi familia en Alto Hospicio. Gracias a Dios ahora están bien. Fueron extranjeros, por su acento. Nos tienen la cagada en la Primera Región y siguen entrando más y más delincuentes. Hagan algo”, fue uno de los comentarios publicados por el futbolista.

Posteriormente, declaró al programa Contigo en la Mañana de Chilevisión, que se trató de “tres extranjeros que portaban armas, desarmando todo, buscando dinero. Tenían amarrada a mi mamá”, lo que ocurrió en horas de la madrugada, ya que a él le comunicaron el hecho como a las 06:00 horas.

“Me salieron lágrimas desde el primer minuto, estaba desesperado, no sabía qué hacer”, agregó mientras le comentaban sus hermanas lo sucedido que se habría extendido por más de una hora.

Ramos, recién vinculado al cuadro porteño, precisó que los sujetos habían robado un vehículo horas antes y con ese coche ingresaron a la casa de su familia.

“Lo fueron cargando con todo lo que podían llevarse, pero debieron huir a pie cuando llegó la policía por lo que no se llevaron nada”, detalló, gracias a que uno de sus cuñados logró escapar y dar aviso a carabineros.

“Fue algo terrible, una pesadilla, está terrible la cosa en Iquique, ya que contaban con armamento metralletas, que no sé de dónde están sacando”, alertó.

Al mismo tiempo, recapacitó que pese a su molestia por lo ocurrido, “no tengo nada contra los extranjeros, ellos pueden venir a trabajar, a ganarse la plata, a ganarse la vida, pero están entrando extranjeros que yo creo que fueron delincuentes en otros países y los están dejando entrar libres acá, desde cero”.

En el club en tanto, al enterarse de lo ocurrido con la familia de Ramos, entregaron su respaldo, solidarizando frente a la alarmante situación que vive el país, en especial en la zona de Tarapacá.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X