Crédito fotografía: 
Foto El Día
El funcionario del cuadro aurinegro confirmó ayer que en junio tendrán al nuevo DT. Mientras que en materia de jugadores no siguen Mall, Pol ni Ahumada

Quedó atrás la temporada 2016-2017 en Coquimbo Unido y de manera inmediata se comienza a trabajar y proyectar el tramo final o de Transición que  se iniciará a fines de julio próximo. En esa labor tiene gran importancia el gerente del club, Pablo Morales, hijo del principal accionista de los porteños, Sergio Morales, quien tiene la concesión del club hasta el 2019.

Si bien no dijo sentirse frustrado por el tercer lugar que alcanzó el equipo al término de las 28 fechas, un puesto de consuelo claramente, reconoció que se sumó una importante experiencia frente a los siguientes retos, “el objetivo como Coquimbo era campeonar, ser primeros, cuando se toma la decisión que en este campeonato no había descensos, varios equipos no se reforzaron y nosotros como Coquimbo lo hicimos no sólo una vez, sino que en los tres periodos.

Nunca perdimos el objetivo, pero no se logró. Fuimos terceros y no se logró nada en un campeonato muy ingrato, aunque siempre buscamos el título. No digo frustración porque nos hemos llenado de experiencia. Muchas veces Coquimbo terminaba el campeonato de una forma diferente, muchas veces sin jugadores, con todos finiquitados y hoy hay una base, lo que sí es un buen paso dentro de los objetivos, ya que esto es un proceso como también verse fortalecidos por la fuerza de los canteranos, ese es el camino correcto”.

En entrevista con el programa Golazo de la RSB, Morales recalcó que existe la opción de que su padre concluya su labor en la administración del club al término de este año, aunque no así su participación en el paquete accionario,  “es cierto que hace cuatro meses que hemos estado  -a diferencia de lo que ocurre en el fútbol nacional-  sin pedir préstamos o dinero.

Se ha logrado por estructura, que cada funcionario, dentro de sus competencias,  rinda, lo que nos ha llevado a ordenarnos como club. Sin embargo,  no es negocio y no lo será, no por mala administración. Los ingresos de la B no lo permiten, siempre detrás de esto uno toma cariño, es difícil que mi padre pueda dejar la administración en diciembre como se sabe que existe esa opción, no siga a cargo de la administración, aunque mantendría su porcentaje accionario”.

Insiste en que ese es un tema que se definirá próximamente, aunque también hay que poner sobre la mesa las iniciativas deportivas, “su nombre está en juego como representante que puede ser tercero o puede subir un equipo y eso también motiva, pero económicamente deberíamos haber arrancado el año pasado”, puntualizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 
 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X