Crédito fotografía: 
Eduardo Guajardo / Campeonato Chileno
Si bien los dirigidos por Patricio Graff mostraron fases de alta intensidad y lograron aproximarse con peligro al arco local, fueron los ruleteros los que anotaron en momentos clave. De esta forma, los porteños siguen sin sumar puntos en la tabla de posiciones aunque aseguran que jugando así, los resultados llegarán.

Era un compromiso que de entrada aparecía como importante y necesario para Coquimbo Unido, que en la primera fecha del torneo no pudo con la fuerza de Universidad Católica (2-3). Tampoco era mejor el panorama en el local, ya que el conjunto “oro y cielo” había caído en el debut en Santiago ante Colo Colo (0-2) .

Ya iniciado el juego, en los primeros minutos de estudio hubo imprecisiones de ambos equipos, aunque con bastante intensidad y presión alta.

A los 7’, luego de un tiro de esquina, el balón cruzó toda el área e Ibacache se atrevió a rematar de primera, colocando la primera luz de alarma y exigiendo al arquero pirata. Everton se acercaba.

Tres minutos después, la presión ruletera comenzó a hacer efecto, llegando con mucha gente al pórtico y generando varios tiros rechazados por la defensa aurinegra.

A los 13’, vino la primera jugada de riesgo para Coquimbo Unido. Tras un pase profundo de Carmona, se creó la opción para Esteban Paredes, que intentó definir con un “sombrero”, pero De Paul estuvo muy atento. Tres minutos después, Joe Ábrigo probó desde 25 metros, pero su remate fue defectuoso. Un minuto después, Farfán volvió a intentar de manera muy elevada pero sin éxito. En esos minutos, se hizo más notoria la presión de los dirigidos de Graff. 

Sesenta segundos después arremetió Everton. Di Yorio se fue solo hacia el arco de Formento, pero el control fue largo y se frustró la opción.

Cuando se cumplían los 27’, vino un centro de Soza y Di Yorio conectó de cabeza, pero nuevamente no logró el gol para los viñamarinos.

Un minuto después Coquimbo se acercó. Vino un centro pasado de Ábrigo, pivoteó Paredes y Farfán remató frontal, pero la respuesta de De Paul fue notable. A los 30’, un tiro a quemarropa de Ábrigo casi se convierte en la apertura para Coquimbo Unido, pero el portero local otra vez estuvo sólido.

El partido era intenso, pero faltaban los tantos. A los 36’, Julio Barroso anotó un golazo bien colocado y alto, pero en una jugada previa había off side. Fue anulado.

A los 42’, tras un gran pase de Sánchez, Cuevas remató y dio en el palo. Cabeceó Echeverría y la pelota la sacó Berardo, pero no completamente. No se cobró el gol en primera instancia, por lo que el juez debió chequear en el VAR. Acto seguido, validó el tanto y Everton abrió la cuenta.

A los 47’, Soza tuvo un mano a mano y Formento evitó lo que pudo ser el segundo gol. Fueron minutos de terror para los porteños, pero el pitazo final de la primera parte puso paños fríos.

En la segunda parte, al minuto de juego, Álvaro Madrid recibió un pase de Cuevas, y remató con mucho efecto.  La pelota rozó el palo de Formento, lo que no era la mejor manera empezar para los piratas. Sin embargo, tres minutos después, Paredes remató en el área chica, aunque sin precisión. A los 53’, Farfán probó desde media distancia, sin el éxito necesario.

Cuatro minutos después, una serie de rebotes y la buena reacción del arquero coquimbano impidió lo que pudo ser un 2-0.

Cuando se cumplían 63’, hubo un momento de polémica, ya que en medio de un intento de ataque viñamarino, hubo un rebote en el juez Piero Mazza, pero la discusión se diluyó. Dos minutos después, un rebote en una mano del local fue reclamado como penal por todo Coquimbo Unido, pero el árbitro no hizo caso.

A los 70’ Soza tuvo un mano a mano con el arquero visitante, pero no supo aprovecharlo. Paralelamente, los piratas apostaban principalmente por el contragolpe, aunque ya habían mayores señales de desgaste. A los 78’, tras un centro desde la derecha, Esteban Paredes casi lo empata de cabeza, pero De Paul estuvo sólido.

Un minuto después, Pedro Sánchez tuvo lo que era el 2-0 ruletero luego de una gran jugada de Cuevas, pero ante Formento envió el balón afuera.

 A los 88’, un contragolpe evertoniano fue fatal para Coquimbo Unido. Tras una salida rápida, Di Yorio enfrentó a Formento que al tratar de evitar el gol, lo derribó. Piero Maza lo consideró falta y cobró el penal. Verificó en el VAR, lo ratificó, pateó Di Yorio y aunque el portero casi lo contiene, fue el 2-0 definitivo. 

El defensor de Coquimbo Unido, Víctor González, aseguró que “cuando sometemos al rival tenemos que aprovechar. Nadie quiere empezar el año con dos partidos perdidos, pero este es el camino. La tenemos clara, aunque no es fácil sostener los 90 minutos a alto ritmo”, argumentó.

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X