Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Coquimbo Unido otra vez resignó la posibilidad de acortar distancias y sumó una derrota que duele, pues ya no tiene margen. Deberá enfrentar los tres compromisos finales de la temporada con la presión de no depender de sí mismos en la lucha por la permanencia.

Una cancha en malas condiciones recibió el duelo clave entre Coquimbo Unido y Cobresal, lo que se notó en las primeras acciones del compromiso, las que no fueron del todo pulcras.

En los primeros pasajes, Coquimbo Unido aparecía principalmente buscando por la banda derecha, a través de los esfuerzos de Juan Carlos Espinoza, pero apelando a centros que no eran exactos.

Luego de un pase profundo, a los 14’ hubo una excelente oportunidad para Palacios, que en el mano a mano no pudo batir al portero Requena. Casi abrió la cuenta el pirata.

A los 24’, vino el tiro libre, el portero Cano sacó con los puños y remató Cárdenas desde fuera del área a los 24’. Se salvó Coquimbo Unido.

 A los 33’, otra aproximación pirata: el centro de Berardo y el cabezazo de Palacios que salió desviado. Luego, Coquimbo Unido intentó por diversos medios imponer sus términos, pero sin los resultados deseados.

En el segundo tiempo, Coquimbo Unido y Cobresal realizaron modificaciones tendientes a cambiar la suerte.

A los 53’, Berardo se proyectó por  la derecha, buscó a Palacios pero su definición fue imperfecta.

Un minuto después, Salinas enfrentó mano a mano a Cano, y el arquero porteño estuvo sólido para repeler con las dos manos.

A los 58’ vino una falta y el posterior el tiro libre de un recién ingresado: Felipe Villagrán, que remató por sobre la barrera y el balón golpeó el travesaño. Pudo ser la ventaja porteña.

Sin embargo, a los 67’, llegó el momento fatal para Cobresal: un pase profundo para Gaete, quien buscó sacarse a Cano, quien no achicó con precisión, y finalmente el atacante logró colocar el 1-0. Un balde de agua fría.

Pocos minutos después, ingresó Mauricio Pinilla, tratando de cambiar la suerte de los piratas. A los 81’, un centro desde la derecha buscó a Pinigol, pero no logró conectar adecuadamente con la cabeza. Sobre el final, el atacante tuvo otro cabezazo que pasó por sobre el travesaño, pero el destino ya estaba escrito: Coquimbo Unido deberá sufrir hasta el final.

Mal estado de la cancha

Ante las evidentes malas condiciones del terreno de juego del estadio Francisco Sánchez Rumoroso, desde la Municipalidad de Coquimbo indicaron a través de un comunicado que “se han hecho todos los esfuerzos por recuperar y mantener un gran porcentaje de la carpeta de césped del Estadio Francisco Sánchez Rumoroso,tratando de entregarle al Club Coquimbo Unido, todas las facilidades para su uso y disposición (...) Sin embargo, es sabido que desde su construcción esta carpeta de gramado fue deficiente y su uso continuo en los torneos internacional y nacional durante el último año no han permitido una intervención mayor, junto a la actual crisis sanitaria, la priorización y la redestinación de los recursos para enfrentar el Covid-19 que impacta a nuestra comunidad. No obstante, una vez terminado el actual certamen de fútbol nacional, desde el Municipio porteño y el Club Coquimbo Unido debemos ejecutar un proyecto de recambio total de la cancha”, subrayaron.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X