Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
El destacado entrenador, uno de los más importantes del país, sigue en evolución luego de que en agosto pasado sufriera un accidente cerebrovascular que le originó una insuficiencia cardíaca. En conversación con diario El Día, cuenta que se está sintiendo mejor y que espera por el clásico regional entre Coquimbo Unido y CD La Serena en Primera División.

Largos cuatro meses, desde agosto pasado, han transcurrido con el entrenador José Sulantay Silva evolucionando tras vivir un complicado momento de salud que llevó a su familia a internarlo en una clínica en la capital regional, luego de sufrir un accidente cerebrovascular que le originó una insuficiencia cardíaca.

Más de dos semanas permaneció internado en el centro asistencial en la capital regional, hasta ser derivado al Hospital San Pablo en Coquimbo y a su hogar, donde sigue con su recuperación, el técnico que se ubicó en el tercer lugar del Mundial Sub-20 de Canadá con la selección nacional, que un par de años después se convirtió en la Generación Dorada,

“Estoy muy cerca del hospital, por lo que la recuperación la estamos haciendo acá en mi casa de Coquimbo”, comenta el querido “Negro José”, quien agradece las muestras de afecto que ha recibido no solamente de amigos de la zona o del país, “me han llamado de Perú y Argentina, mostrándome su afecto”, indica el exdelantero de los papayeros en el inicio de su carrera por allá por el año 1957.

En tal sentido, indica que pudo conversar con el exportero argentino de CD La Serena, Orfel Cortés. “Claro, hable con Orfel, quedamos de vernos cuando sea posible. Estaba emocionado, son muchos años de amistad desde que jugamos en Club Deportes”, mencionó.

Acompañado de su familia y del mismo equipo médico que día a día supervisa su recuperación, José confiesa que pese a sentirse mejor, “debo caminar un poco más, me he puesto un poco cómodo también, pero estoy mejor en la casa, vienen acá a verme. Incluso tuve la suerte que vino el dentista amigo Miguel Jacob, como el medico que me detectó este asunto cardiaco que fue severo”, reconoce.

 

El fútbol

Acompañado de su hijo Marco Antonio, electo diputado de la República, explica orgulloso que “llegó con la primera mayoría, es bueno, es súper importante para él, como buen periodista, también será un buen diputado”.

Precisamente, con el nuevo parlamentario presencia los encuentros de fútbol, en especial los que ha disputado la selección nacional que busca clasificar al Mundial de Qatar, aunque asume que la misión es complicada, “está difícil clasificar, pero tú sabes cómo es el fútbol”, señala, en atención a los próximos compromisos ante Argentina y Bolivia.

También se mostró contento con el ascenso de Coquimbo Unido a la Primera División. “Es bueno que haya subido Coquimbo, siempre estuvo puntero, le costó bastante, pero peleó hasta el final. Lo mejor que le puede pasar a la región es que estén los dos equipos en Primera División, es bueno, tenemos dos estadios hermosos con mucha gente”, indicó.

 

Su hijo Marco Antonio

Para Marco Antonio Sulantay, lo más importante es que la evolución que ha mostrado su padre, “ha sido paulatina y segura, todos los días hay una mejoría, lento pero siempre hacia arriba”, asintió.

De hecho, destaca que de todas las complicaciones en lo que fue la gravedad de su enfermedad, “hoy no tiene ninguna, sólo se realiza chequeos, avanza cada día más en la casa, muy conectado con los partidos que vemos juntos”.

Finalmente, el doctor Miguel Jacob, dentista que ayer lo atendió en su consulta, admitió que “lo he visto muy bien en su recuperación, tenía un problema molar, ha sido emocionante verlo y mejor”, recalcó el profesional.  

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X