Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Coquimbo Unido tendrá un partido clave en casa este domingo cuando reciba la visita de CD La Serena en el Clásico correspondiente a la sexta fecha de la temporada regular en la Primera División. Un partido de gran interés para sus aficionados y que acapara la atención del medio nacional teniendo como protagonistas a los legendarios Mauricio Pinilla y Jaime Valdés.

Sexta fecha de la temporada regular en la Primera División del fútbol chileno y los elencos de Coquimbo Unido y CD La Serena se vuelven a ver las caras por un encuentro oficial en la categoría de Honor. Un duelo que no se producía desde el año 2007 cuando los equipos cambiaron de serie. En el intertanto varios cotejos  por Copa Chile y uno que otro amistoso, ya que los granates se mantuvieron en esa misma categoría de privilegio hasta el 2012. Desde el 2013 al 2018 se encontraron en la Primera B. Los ascensos de los porteños al caer ese mismo año  y el de los granates en la polémica liguilla que se celebró en enero en el Estadio Nacional de Santiago en este 2020, posibilita este reencuentro en la serie mayor, permitiendo que la lucha tenga un sabor diferente para sus aficionados y protagonistas, tanto como la importancia de los puntos para  comenzar a salir del fono de la clasificación.

Y será una edición diferente este partido 120 en el historial que nos recuerda el estadístico Claudio Véliz,  ya que solamente se podrá contar con los hinchas del equipo local en las gradas del Francisco Sánchez Rumoroso, ya que sobre los porteños pesa un castigo de jugar cuatro compromisos a puertas cerradas de local, que se harían efectivo tras el clásico una vez que se pronuncie la segunda sala del Tribunal de Penalidades.

La sanción

Cabe recordar que Coquimbo apeló a esa sanción inicial, razón que posibilita jugar este partido que se inicia al mediodía de hoy,  aunque la administración del conjunto Pirata decidió, en acuerdo con las autoridades y la Gobernación Provincial de Elqui para evitar algún foco de conflicto, que solo se juegue con seguidores del dueño de casa.

Por lo mismo que el aforo fue acotado a 8.758 personas, de las cuales más del 50 por ciento corresponden a los abonados porteños. Eso hizo que las galerías se agotaran rápidamente aunque las otras localidades de Tribuna, Marquesina y Vip, seguían disponibles por el sistema ticketero.

Las puertas del Estadio Francisco Sánchez Rumoroso se abrirán a las 10:00 horas según plantea el plan de seguridad y que en un perímetro a tres cuadras del recinto será controlado por carabineros , mientras que al interior  del recinto se desempeñarán un total de 162 guardias de seguridad.

Al fútbol

Los hinchas aurinegros se reunieron  en la mañana de ayer con sus jugadores en el tradicional banderazo en el complejo Las Rosas, un acto cargado de energía donde hacen notar la importancia que tiene la victoria sobre el rival de siempre. Y los jugadores lo entienden de esa manera, “vamos a ir a ganar con nuestra gente este partido que es muy importante para nosotros”, dijo el atacante Mathias Pinto, quien debería ir desde el primer minuto en la ofensiva ya sea en reemplazo de Diego Vallejos o de Mauricio Pinilla, que el viernes realizó un trabajo aparte de sus compañeros, trotando por un costado del campo de prácticas. En todo caso, Pinigol debería liderar el once de Germán Corengia en esta ocasión.

Mantener la base

El propio DT trasandino dio señales de querer mantener la base de lo que ha venido haciendo en los últimos partidos, ya que defensivamente se han mostrado muy sólidos. Sin embargo, difícilmente entregue la iniciativa del juego a los granates como lo hizo ante la U en el pasado 1-1. De ahí que la presencia de un hombre de mayor experiencia en ofensiva para sostener los mano a mano con los defensores del equipo de Francisco Bozán, parece una realidad.

Respecto del hecho de jugar solamente con público de Coquimbo Unido, recalcó que “es una linda sensación  estar con nuestra gente, más allá que es un disfrute después de 12 años para ellos, para nosotros es importante para canalizar esa buena energía y poder transmitirla dentro del campo de juego”.

Los granates

En la vereda serenense llegan a este partido tras la vorágine de los últimos 60 días que comenzaron con la liguilla del segundo ascenso a la Primera División donde vencieron en dramática tanda de lanzamientos penales a Temuco y, siguieron con el desarrollo  de las primeras cinco fechas. Ahí se midieron en ese  primer duelo con Curicó en el Estadio La Granja, por lo que llegar a enfrentar a Coquimbo Unido, se convierte en el segundo gran desafío para Bozán y sus dirigidos. Si bien, de esos 5 compromisos, recién en la fecha pasada lograron el primer triunfo ante Wanderers, es un equipo que comienza a mostrar tímidamente la filosofía de Bozán y una identidad de juego que va más allá de los resultados.

“Ciertamente deberíamos tener un par de puntos más en la tabla”, dijo el volante Enzo Ruiz, reconociendo que ante Antofagasta, Cobresal y la Unión Calera, lo que menos merecían era una paridad y se quedaron con las manos vacías, “hemos seguido trabajando con la misma intensidad. El triunfo ante Wanderers nos da esa alegría de que vamos por buen camino, lo que esperamos poder ampliar ante Coquimbo”, agregó el charrúa.

Algo de infortunio en decisiones del VAR, como ocurrió en el desenlace del partido con Cobresal y lo errático en la puntada final, le costó caer en esos partidos mencionados, ya que en el primer cotejo celebrado en la Granja de curicó, aún seguían festejando lo que había sido el ascenso que habían logrado cuatro días antes.

De eso ya no queda mucho. Bozán ha tenido que lidiar con esas derrotas y varias lesiones de sus jugadores, no obstante, ha logrado darle un sello ofensivo a su equipo, teniendo por sus extremos jugadores determinantes en la salida.

Superar la presión

Mejorar el entendimiento en su última línea y. de paso, fortalecer el entendimiento con los volantes centrales, ha sido la clave del trabajo estructural, aspectos que dice el cuerpo técnico se irán fortaleciendo en la medida que transcurran los partidos.

El entrenador serenense tiene claro que Coquimbo los saldrá a presionar y deben estar preparados para que no les ocurra lo de la semana ante Wanderers, “queremos pasar esa primera línea de presión que ellos tienen, sobre todo de local, para poder encontrar a nuestros puntas y delantero centro”.

En la semana de trabajo la duda en el conjunto papayero se concentró en la figura de Jaime “Pajarito” Valdés, quien no tomó parte del minuto 1 en la fecha pasada, aunque cuando hizo su ingreso terminó siendo determinante en la victoria.

Aunque estaba con algunas molestias que le había hecho abandonar en el primer tiempo ante Unión La Calera, Valdés debiera ir desde el pitazo inicial comandando la zona de volantes granates, dándole una impronta de experiencia al equipo y en este tipo de partidos, las que siempre experimentó por su pasado albo defendiendo a Colo Colo.

Tanto Valdés, como Olego y el zaguero Achucarro, trabajaron con cargas menores en los últimos días de la semana quedando a la espera de la concentración y el encuentro con sus parciales que se produjo al caer la noche en las inmediaciones del hotel de concentración.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital