• Documentalista nacido en la capital del Limarí, Olivares recibió hace un año el primer premio en el 12° Festival de Cine de Ovalle con su corto “Agua caída”. Ahora tiene un nuevo filme, para el que espera “que se interesen los organismos encargados del patrimonio y también las entidades encargadas del fomento de la industrias culturales”.
  • El vocalista de Magnolia, Coke Araya, fue uno de los tantos entrevistados en el reciente documental, que según el realizador ha sido difícil de lanzar por el asunto de los recursos.
“Rugendas, crónica de una travesía” se llama el filme del realizador ovallino Sergio Olivares, quien indaga en el viaje que realizó un artista alemán a la zona en 1837, el que dejó un proyecto inconcluso

“El primer registro visual de la Región de Coquimbo”. Así calificó el documentalista ovallino, Sergio Olivares Contreras, lo que hizo Johann Moritz Rugendas (1802-1858), más conocido como Mauricio Rugendas, en 1837. Él fue un pintor y dibujante alemán, conocido por sus registros de paisajes y gentes de varios países latinoamericanos en la primera mitad del siglo XIX, que también estuvo en la zona.

“Viajar, registrar, encontrar”, son las palabras que usa Olivares como ancla para fijar en el territorio de la Región de Coquimbo el documental “Rugendas, crónica de una travesía”, que lanza en estos días, en conjunto con la web page www.facebook.com/artenorte y www.artenorte.cl. Un proyecto que ha sido difícil de plasmar, según el propio realizador, por la accidentada e infructuosa búsqueda de recursos.

El filme, cuyo trailer fue lanzado recientemente, pretende poner en lo público una parte de la obra del pintor viajero alemán. Rugendas visitó la zona en 1837 en busca de completar un proyecto artístico, algo que quedó trunco y en el que se destacan tipologías de habitantes de aquella época del siglo XIX, en el territorio de la hoy llamada Región de Coquimbo.

“Este documental trata sobre el viaje de Rugendas por la región y el registro de dibujos que dejó, como parte de un proyecto que nunca terminó.  Así que yo, emulando ese viaje de registro,  fui haciendo en cierto modo el mismo trabajo que Rugendas: registrando personas anónimas y otras no”, contó Olivares, cuyo extenso trabajo audiovisual se puede conocer en el sitio www.trashumantes.cl.

“Como principal entrevistado está el señor Pablo Diener, que es un historiador de la obra de Rugendas; el vocalista  de Magnolia (Coke Araya), como personaje de la cultura de la región; y Patricia Cerda , que es escritora e historiadora y que recientemente escribió y presentó una novela histórica- novelada sobre este personaje pintor”.

“También se entrevistó al Premio Nacional de Historia en la comuna de Combarbalá, don Julio Pinto Vallejos. En Illapel al artista visual Manuel Soto Alvarez. ¿Por qué Illapel? Rugendas en su viaje cruzó la región tranversalmente y dejó algunos dibujos de la zona illapelina”, consignó.Rugendas realizó sus estudios en el Gimnasium de Santa Clara y en la Academia de Munich, destacándose desde niño su aptitud por las artes. Sus maestros fueron su padre y los pintores Albrecht Adam y Lorenz von Quaglio. En 1821 se embarcó en la expedición científica del barón Grigori Ivanovitch Langsdorff, quien requería un dibujante que ilustrara la Naturaleza de Sudamérica.

Fue uno de los primeros pintores que buscaron la América desconocida y misteriosa para sus contemporáneos europeos. A partir de entonces estuvo en Brasil (1822-1825), Haití (1830), México (1831-1834), Chile (1834-1842) y Perú (1842-1845). 

Llegó a Chile el 1 de julio de 1834, encontrando en la ciudad de Talca su residencia y fuente de su actividad pictórica hasta 1845. Era asiduo de las tertulias en casa de Isidora Zegers, donde pudo compartir con Mercedes Marín, Juana Toro de Vicuña, Andrés Bello y su hijo Carlos Bello, Rafael Valdés, Claudio Gay y el general Juan Gregorio de Las Heras. Asimismo, encontró el amor cuando conoció a Carmen Arriagada, con la cual inició un largo romance epistolar.

Volvió a Alemania en 1845, donde fue pintor de la corte de los reyes Luis I y Maximiliano II de Baviera. Contaba en su producción artística con más de 3.000 obras acerca de América, que Luis de Baviera adquirió para el Estado bávaro a cambio de una pensión vitalicia. Estas se conservan en el Staatliche Graphische Sammlung München. Se casó en Munich con María Sigl, en 1858, pero el matrimonio no alcanzó a durar un mes, porque Rugendas falleció el 29 de mayo.Para Sergio Olivares, el slogan acuñado por su productora Trashumantes: “contenidos locales para públicos globales”, es una forma de hacer visible nuestro patrimonio y nuestra cultura a nivel nacional e internacional. 

Idea que según contó aún no tiene eco en las entidades encargadas de fomentar la industria cultural. Ahora apuesta nuevamente a una producción netamente regionalista, apoyada con algunos recursos del Gobierno Regional de Coquimbo y que ya empieza a ver la luz. El documental, sigue la misma ruta emprendida por el alemán y también registra algunos aspectos de nuestra geografía y gentes, emulando al pintor bávaro y su viaje.

Sobre los dibujos que hizo Rugendas, dijo que “se presentarán en el libro de láminas que prontamente lanzaré  ‘Los Pasos de Rugendas por Coquimbo’, que es una recopilación de 40 láminas con la obra del pintor Alemán en la zona. Aunque consignó que “el estreno del documental será pronto, no tengo fecha aún”. Se estará informando.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X